Aún con una pequeña llovizna que bañaba la capital la tarde de este domingo, las familias de Managua no dejaron de congregarse y disfrutar de los centros de esparcimiento que el Gobierno del Frente Sandinista ha habilitado a lo largo de la Avenida de Bolívar a Chávez, como parte del proceso de restitución de derechos de grandes y pequeños.

Para algunas familias, lo bonito es disfrutar de la belleza que ofrece la Avenida en su totalidad, partiendo de la rotonda Comandante Hugo Chávez, y prefieren hacerlo, para el caso de los que no tienen vehículo, viajando en el pequeño tren que presta su servicio para darles un tour hasta el Puerto Salvador Allende.

“Nosotros veníamos en bus y pensamos ir al Parque Luis Alfonso Velázquez, pero como notamos la belleza que ofrece ahora la Avenida Bolívar con la nueva rotonda, decidimos bajarnos del bus y hacer el recorrido mucho más despacio en este trencito que parece que les gusta mucho a los niños”, expresó Juan Carlos Somarriba, habitante del barrio Altagracia.

Los más pequeños disfrutan de montar sus bicicletas o rodar en sus patines en el Parque Luis Alfonso Velázquez Flores, un sitio que califican como idóneo para pasar una tarde de domingo muy ameno y en familia, aunque para los padres de familia estos sitios también les permiten pasear a los más chiquititos en sus cochecitos por todo el parque.

“Nosotros aquí nos sentimos tranquilos, cada domingo que podemos venimos con los niños y los dejamos andar en sus bicicletas mientras nosotros nos sentamos en las bancas a verlos disfrutar libremente del espacio para andar en bicicleta”, dijo Ana Palma Martínez.

La Plaza de la Revolución es otro sitio de encuentro familiar al que no pudieron dejar de visitar las familias, muy a pesar que la brisa incrementada a medida que pasaban los minutos, pues para los niños también es un sitio para montar sus bicicletas y hacerlo con tranquilidad y seguridad.

“Aquí no se llena tanto como el parque Luis Alfonso, porque allá hay juegos y aquí no, pero es un buen sitio para que mi hija, que está aprendiendo a andar en bicicleta, agarre confianza y se pasee en la bicicleta por toda la plaza”, comentó José David Ballesteros.

En el Paseo Xolotlán, aunque se continúan desarrollando las obras para el acondicionamiento de lo que será un centro de reunión familiar, ya es un punto de referencia para algunas personas que movidos por la curiosidad lo visitaron este domingo.

“Yo creo que va a quedar muy bonito y muy amplio para ver la inmensidad del Lago de Managua, desde ahorita que lo están construyendo ya me gusta y espero que cuando lo terminen de construir venir con mi familia por las tardes”, declaró Alexander Torrez Rostrán.

El Puerto Salvador Allende también estuvo muy concurrido por las familias capitalinas, donde no solo llegaron a deleitar los platillos de los establecimientos comerciales que ahí se ubican, sino que desde los diferentes kioscos disfrutaban de la hermosa vista que ofrece el sitio del Lago Xolotlán en todo su esplendor.