En declaraciones a través de los medios del Poder Ciudadano, este Viernes de Dolores, la compañera Rosario compartió el mensaje el Padre Eslaquit con el pueblo nicaragüense.

En su mensaje el padre señala que el pueblo nicaragüense tiene en estos días una pausa para reflexionar sobre  la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y también  para estar con la familia en descanso y acrecentar unidad, diálogo, tolerancia, respeto y alegría de compartir.

Además, reitera el mensaje que la compañera Rosario compartió con las familias nicaragüenses en una de sus comunicaciones, el cual indicaba que “tenemos que pensar con el corazón, no solamente con la mente”.

“Es una invitación que parece sorprendente”, dice Eslaquit en su mensaje  y asegura que pensar con el  corazón es el símbolo de nuestra voluntad, porque el corazón representa nuestra voluntad y  es el distintivo de nuestros sentimientos más nobles y profundos, la representación del  Amor de Dios que se manifiesta en Jesucristo Señor.

“Pensar con el corazón es hacerse uno con el prójimo, compartiendo alegrías, pero también unidos en los momentos de dificultad, así nos sentimos hijos del mismo Padre que es Dios”, asegura Eslaquit.

En su mensaje el sacerdote recomienda que nuestras acciones deben  tener como soporte el corazón sobre la mente, para hacernos más responsables de nuestras acciones, priorizar la educación en valores como algo esencial  y producir así más resultados,  más frutos de responsabilidad, disciplina  y cumplimiento de deberes ciudadanos y familiares desde el Amor.

Por tal razón, dice Eslaquit, es necesario “pensar con el corazón para hacer frente a los grandes retos que tenemos en el mundo actual es lo más maravilloso que puede sucedernos… nos lleva a sentir y a vivir como Cristo, porque todos somos su sangre y hemos sido redimidos con esa sangre redentora derramada en la Cruz”.

Tras compartir el mensaje del Padre Neguib Eslaquit, la compañera Rosario Murillo se despidió de las familias nicaragüenses, asegurándoles “compromiso, cariño, oraciones y este cuido y vigilancia permanente para que de hoy en adelante todos estemos bien, con Paz y Bien,  con alegría, con salud, fortalecidos en Unidad Familiar”.