El ex canciller de Nicaragua en la primera etapa de la Revolución Sandinista, Padre Miguel D’ Escoto, afirmó que la resistencia de Colombia en no acatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya, obedece a una actitud politiquera de sus gobernantes que han mantenido engañado a su pueblo durante muchos años.

El también ex presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, lamentó que Colombia mantenga una actitud de no cumplimiento a la sentencia del pasado 19 de noviembre del 2012, misma que restablece más de 200 mil millas náuticas a Nicaragua y que por decenas de años venía usurpando el país sudamericano.

La actitud del gobierno de Juan Manuel Santos, contrasta con la tomada por el mandatario de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, que el pasado viernes durante los actos del 34 aniversario de constitución de la Fuerza Aérea, nuevamente instó a Colombia a dialogar a fin de administrar la sentencia sin mayor trauma.

“Las reacciones de Colombia como siempre se tratan de repeticiones absurdas, de que territorio nicaragüense es territorio colombiano, entonces nuevamente son locuras típicas, ya nos hemos acostumbrado a que Colombia hable de esa manera, pero aquí la palabra la tiene la Corte Internacional de Justicia y es ahí donde nos vamos arreglar”, dijo D’Escoto, mientras visitaba la rotonda Hugo Chávez Frías en Managua.

Recordó que ese mismo órgano internacional le dio la razón a Nicaragua sobre la guerra de agresión que sufrió de parte del gobierno de Estados Unidos en los años 80, país que se autoerige “como los jueces del mundo”.

“La única instancia mundial que tiene la autorización, la capacidad para hacer ese tipo de juicio es la Corte Internacional de Justicia y esa corte dijo que Estados Unidos era un estado terrorista y que tenía que indemnizar a Nicaragua. No importa lo que diga Estados Unidos por un lado, no importa lo que diga Colombia por otro lado, el derecho internacional es el que manda”, dijo.

¿Pero por qué Colombia se resiste a acatar el fallo? D’Escoto considera que los gobernantes de esa nación “le han metido en la cabeza tanto a los colombianos, que eso es de Colombia que ahora ellos consideran posiblemente que el costo político de reconocer sin refunfuñar (protestar), sin pelear que quedan mal ante el pueblo, porque tanto le han mentido”.

Concluyó diciendo que la actitud colombiana “es politiquera absolutamente, porque el que manda en la ley es el derecho internacional, no la voluntariedad de un estado que quiera ser dueño del mundo o de un territorio”.

El gobierno de Santos señala que Nicaragua otorga permisos de exploración petrolera a firmas extranjeras en territorio colombiano, algo que rechazó el Presidente Comandante Daniel Ortega Saavedra, que afirmó que esas autorizaciones se dan en aguas nicaragüense y el fundamento es respaldado por la sentencia de la Haya.