El orden prevaleció durante todo el trayecto realizado por la procesión, que formada de miles de devotos, llevó en hombros a la imagen de Santo Domingo de Guzmán, la cual entró a su morada temporal, la iglesia de Santo Domingo en el barrio capitalino del mismo nombre.

Ese orden fue destacado por la alcaldesa de Managua Daysi Torres momentos antes de que la diminuta imagen fuera subida en su peaña por los cargadores al barco que lo espera en el Gancho de Camino para iniciar el recorrido que atraviesa en medio de miles de tramos, el Mercado Oriental.

La compañera Torres dijo a los medios “estamos esperando a que suba Santo Domingo de Guzmán para que llegue a su iglesia en Managua, ha sido un recorrido hermoso desde la iglesia en las Sierras, lleno de fe, de fervor religiosos, con una fortaleza de fe que tienen los participantes, la que es digna de ejemplo”.

La edil capitalina expresó que “para los promesantes llenos de fervor religioso, no hay sol, no hay agua, no hay cansancio porque por fe pagan sus promesas”.

Destacó la compañera Torres que “la organización de todo el recorrido en el inicio de las fiestas fue muy bueno, hubo mucho orden y las familias han participado con tranquilidad, a lo cual han aportado tanto la iglesia católica ha hecho el llamado al orden y como nuestro gobierno que está fortaleciendo nuestros valores y lo que hemos visto hoy es parte de ello”.

Entre tanto el comisionado Alejandro Ruiz, jefe del distrito seis de la Policía Nacional destacó el orden que hubo a lo largo de toda la bajada de la imagen de Santo Domingo de Guzmán y dijo que la misma población se ha hecho cargo de controlar al ciudadano que está con sus tragos y que comienza a afectar a otros.

Comisionado destaca orden en la procesión

En ese sentido añadió “no hemos hecho traslados a las unidades policiales porque se trata de una fiesta patronal de Managua y lo que pretendemos es dar seguridad a este pueblo y el que se pase lo controlamos, pero hemos trabajado menos en todo el recorrido”.

Aseguró el comisionado que en la dejada de la imagen y en todos los eventos alrededor, participaron en total unas mil 400 fuerzas, tanto de la Policía, como de la Brigada de Operaciones Especiales, cuidando la bajada de Santo Domingo, como la demostración de los hípicos y patrullando los barrios para no dejar descuidado nada.

Entre tanto Flor del Carmen Espinoza López una anciana de 75 años manifestó que lleva 63 años de participar en la bajada y en la subida de Santo Domingo de Guzmán y aseguró que el 10 de agosto volverá a recorrer el camino hacia las Sierras para ir a dejar a la diminuta imagen.

Entretanto Emilio Medina dijo “vine a ver estas fiestas porque las miró con más orden, más bonitas, mas organizadas, pese a que hay gente que las distorsiona llenando de grasa y tomando licor en abundancia, pero es una tradición bonita de Managua”.

Por su lado Irma Guevara expresó “yo participo en las fiestas desde hace muchos años, hace unos 50 años, desde que estaba chavala porque me gustan las fiestas y me gusta la tradición”.