Miles de familias capitalinas y de todos los departamentos del país se convocaron en la histórica y recién remozada Avenida Bolívar para disfrutar del tradicional desfile hípico que año con año se realiza en honor a Santo Domingo de Guzmán.

Desde todos los departamentos del país miles de montados participaron en el desfile, exhibiendo caballos de raza iberoamericana, española, peruana y criollos, mostrando sus habilidades en el arte ecuestre.

Además, las familias pudieron apreciar espectaculares carrozas alegóricas de las fiestas patronales de Managua, con bailes y música características de las fiestas agostinas.

Acomodadas a ambos lados de las calles por donde pasa el desfile, las familias disfrutan de riquísimas comidas tradicionales como fritanga, vigorón y entre las bebidas destacan la chicha, los refrescos naturales y el ron.

“Ya es tradición que en la mañana vayamos a acompañar la traída de Santo Domingo de Guzmán y por la tarde venir con la familia a refrescarse y ver el desfile”, aseguró Jaime Rodríguez, quien acompañado de su familia y una banda de chicheros, ven el pasar de los caballos y las carrosas sobre la Avenida Bolívar.

Las familias también admiran la belleza de la Avenida Bolívar, de las plazas y rotondas aledañas, como la recién inaugurada rotonda Hugo Chávez, por donde pasa el desfile de caballos y jinetes.

“Quedó bonita la Avenida, se ve espectacular desde cualquier punto y es más seguro para eventos como este, donde los animales necesitan de suficiente espacio, nosotros estamos disfrutándolo al cien”, afirmó doña Patricia González, quien llegó desde Matagalpa para festejar a Santo Domingo.

Los asistentes destacan la seguridad que los miembros de la Policía Nacional brindan durante el recorrido del desfile. “Creo que la seguridad es excelente. Los compañeros de la policía están vigilantes ante cualquier incidente y eso nos garantiza que como familias podamos disfrutar de este espectáculo”, indicó Marcio Ramírez.

Por su parte algunos jinetes destacaron que este año la organización del desfile ha sido mejor y además observaron que llegó más gente a participar.

“Año con año no me pierdo este desfile hípico, que es uno de los más grandes del país. Hemos visto seguridad, hemos visto más familias disfrutando, y la Avenida Bolívar está muy bonita, hay más espacio para este tipo de eventos”, explicó Rolando Rodríguez, procedente de Chontales.

Walter Vallecillo, otro montado de Chontales, indicó que participar en el desfile es una tradición que año con año incorpora a nuevos miembros de la familia.

“Año con año viene alguien nuevo de la familia para participar. Nos preparamos muy bien para venir y exhibir nuestros caballos, esto es algo que niños y grandes disfrutan, es una recreación sana para toda la familia”, explicó Vallecillo.

Mientras unos disfrutan en familia el pasar de los montados, centenares de jóvenes nicaragüenses y turistas extranjeros, aprecian el desfile desde las diversas tarimas que empresas privadas, medios de comunicación e instituciones de gobierno han colocado cerca de la rotonda de Plaza España.