Exactamente a las 12:45 de este medio día, la imagen de Santo Domingo de Guzmán llegó a la tradicional estación de la Morita, haciendo de esta manera su entrada triunfal a la capital, donde fue recibido por miles de católicos, los que agitando banderas color blanco y amarillo, así como sus sombreros y con el estallido de la pólvora, recibían de manera satisfactoria a la diminuta pero milagrosa imagen.

A su arribo a este lugar, la primer comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional, en compañía de la Mayordoma de las fiestas Daysi Torres y el Párroco de la iglesia de Santo Domingo en Managua, recibían de manos de los cargadores tradicionales de la capital la peaña del santo, para bailar junto a él, como muestra del recibimiento y la alegría de poder contar con su presencia durante los días que duran las festividades en su honor.

Otros que asistieron a la morita a esperar el santo, fueron los diputados de la bancada sandinista, miembros de la Corte Suprema de Justicia y la Procuraduría General de la República, quienes se hicieron acompañar de sus familiares y de esta manera disfrutar de las festividades agostinas.

La Chica Vaca, también asistió a la traída de Minguito, este año a bordo de un auto de bomberos clásico del año 1923, en el que recorrió las principales calles por donde pasa la imagen, la población quienes sienten mucho aprecio por la Chica Vaca, se acercaban hasta el sitio donde estaba para saludarla y manifestarle su aprecio y admiración a esta mujer que ya es parte de estas tradicionales fiestas.

La emoción y el sentir religioso de los capitalinos era notorio en los rostros de quienes desde muy tempranas horas de este primero de Agosto asistieron a Las Sierritas para acompañar al santo en su recorrido hacia la capital, muchas personas lloraban de la emoción al ver a su santo patrono ingresando a la ciudad y olvidaron el cansancio producido por el sol y la larga trayectoria que habían recorrido.

“He venido a traer a mi santo patrono porque le debo muchos favores, me siento tan emocionada de estar aquí acompañándolo una vez más, no hay palabras para poder manifestar lo agradecida que estoy porque es santo que no tiene límites en su amor y por eso es que cada año somos más los que acompañamos a Minguito” dijo Josefa Torres.

“Ya estamos ingresando a Managua en compañía de nuestro santo y seguimos hasta llevarlo a su iglesia en Managua, aquí no hay cansancio, ni agotamiento, seguimos bailándole a nuestro patrono, porque nos ha bendecido infinitas veces y nuestro amor hacia él es tan grande que lo seguiremos acompañando hasta que nos preste la vida”, destacó Juan Ramón Rodríguez.

La multitudinaria procesión continúo su rumbo hacia la capital, este año con la variante de que la imagen no pasaría por el cauce de la morita, tomando en cuenta la estrechez del lugar, por ello siguieron la ruta sobre la rotonda de la Centroamérica para luego girar hacia el este y enrumbarse hacia al norte.