El Presidente de la República Comandante Daniel Ortega Saavedra en su mensaje a la nación en ocasión del 42 aniversario de la Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua, destacó que gracias al origen humilde y revolucionario de nuestro cuerpo castrense y de la Policía Nacional, el pueblo nicaragüense es el dueño de su propia historia.

Resaltó que nuestras fuerzas armadas desde su fundación como Ejército Popular Sandinista se nutrió de jóvenes hombres y mujeres del pueblo, a diferencia de otros ejércitos que tienen profundas raíces aristocráticas o burguesas.

El Comandante Daniel Ortega subrayó que gracias a ese origen revolucionario del Ejército y de la Policía Nacional los gobiernos neoliberales han intentado en muchas ocasiones desaparecer, objetivo que aún mantienen.

“Eso lo mantienen en sus objetivos, pero ni siquiera lo hacen de manera secreta, sino que divulgan esa posición y se van a Estados Unidos a decirles a los yanquis que ellos están listos para que los yanquis los pongan en el gobierno y entonces van a desaparecer el Ejército y la Policía y que desapareciendo el Ejército y la Policía van a dominar al pueblo nicaragüense y que van a poder entonces quitarle la tierra a los campesinos, esos títulos de propiedad que le estamos entregando todos los días, que se los van a robar”, dijo.

Planteó el Comandante Daniel Ortega que intentan sin éxito “establecer aquí un régimen, ese régimen que ha sido calificado como capitalismo salvaje donde no hay corazón para compartir un poco y donde no existe el principio de la solidaridad, donde no existe el principio del amor donde lo que priva es el principio de acumular riquezas a toda costa, que es lo que hace los imperialistas de la tierra y no les importa la sangre que corra tanto de los pueblos que invaden, bombardean lanzando bombas atómicas como hicieron en Hiroshima y Nagasaki como tampoco les importa la sangre de los jóvenes norteamericanos que son enviados a combatir a esas tierras” sostuvo.

El macabro Plan Cóndor con Pinochet a la cabeza

ACTO

Resaltó el Presidente Daniel Ortega que el imperialismo norteamericano comenzó a fraguar entre los años 70 y 80 el llamado Plan Cóndor encabezado por el dictador Augusto Pinochet y su ejército.

“Estaba encabezando el Plan Cóndor el monstruo de los yanquis que estaba al frente de Chile, Pinochet y estaban los otros golpistas que en Argentina se dedicaron a asesinar, a secuestrar niños, a arrancárselos en las manos de sus padres y repartirse entre ellos como era un botín a los niños y los niños creciendo creyendo que esos criminales que habían asesinado a sus padres eran sus papás, qué crimen más horrendo, a esos extremos llega el comportamiento del imperio yanqui, violando derechos humanos sagrados como esos, promoviendo y cometiendo actos brutales como esos”, recordó.

Igualmente, recordó que el imperialismo en su afán de invadir nuestro territorio reclutó mercenarios argentinos para sumarse a la guerra impuesta contra Nicaragua.

“No lo olvidamos, no lo olvidamos y algunos de ellos fueron capturados y eso fue más que una prueba como cuando capturamos a Hassenfuss, fue una prueba más que evidente de cómo el imperio yanqui estaba una vez más intentando adueñarse de Nicaragua, siguiendo los pasos de los colonialistas españoles que a sangre y fuego se hicieron dueños de nuestra patria”, dijo el líder sandinista.

Los crímenes en nombre de la religión

En esa época los invasores europeos y españoles manipularon de manera brutal y desvergonzada la religión para cometer crímenes atroces en contra de los pueblos indígenas.

“A la par de la cruz, la espada. A la par de la cruz el robo de las tierras de nuestros antepasados, a la par de la cruz los crímenes más brutales que se cometían contra nuestros antepasados que se atrevían a defender sus derechos porque eran ellos los que vivían en estas tierras, eran ellos los dueños de las montañas, del aire que se respiraba en estas tierras de Nicaragua y de Nuestramérica y con la cruz y la espada hicieron una combinación perfecta, mancillando a Cristo, utilizando a Cristo, que figura más noble que es Cristo dispuesto a dar la vida y luego utilizando a Cristo para destruir la vida en contra de nuestros antepasados indígenas y fueron millones los exterminados”, reflexionó el Comandante Daniel.

Y esa historia aún no termina, añadió al hacer referencia a las noticias sobre crímenes en Canadá, donde niños indígenas fueron asesinados por representantes de las iglesias cristianas.

“En Canadá donde niños de los indígenas por decisión y capricho de los conquistadores fueron puestos en manos de quienes se decían representantes de Cristo y ¿que hicieron ahí con los niños?, terminaron asesinándolos y ahí están descubriendo las fosas en Canadá, crímenes horrendos que demandan castigos, que merecen castigos, esos son verdaderos genocidios, no es un niño, no son diez niños, son centenares de niños y niñas los que están apareciendo ahí y donde están los yanquis condenando esos crímenes y condenando al gobierno canadiense y donde está el gobierno canadiense asumiendo su responsabilidad, porque ellos continuidad de esa historia de crímenes y violación de los derechos humanos y ¿donde están los autodenominados demócratas y defensores de derechos humanos en América Latina y el Caribe?, están al servicio de los yanquis y no condenan esos crímenes, guardan silencio cómplice”, dijo.

ACTO