Un siglo y medio nos ha demostrado que la intromisión de Estados Unidos en Nicaragua nunca tiene por objeto mejorar la suerte del pueblo de esa nación, y sólo sirve para promover la agenda imperialista de Washington.

El gobierno de Estados Unidos vuelve a la carga. Vuelve a expresar su preocupación por el estado de la democracia en Nicaragua, y conjura una nueva ronda de sanciones punitivas contra ese pequeño país para, supuestamente, evitar que la dictadura se afiance allí.

El nuevo proyecto de ley de sanciones contra el país se titula "Ley de Refuerzo de la Adhesión de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electoral (RENACER)". Como explica la versión del Senado, "este proyecto de ley requiere que el Poder Ejecutivo alinee la diplomacia de EE.UU. y las sanciones selectivas existentes para avanzar en las elecciones democráticas en Nicaragua, e incluye nuevas iniciativas para hacer frente a la corrupción, los abusos de los derechos humanos y el recorte de la libertad de prensa." Lamentablemente, muchas organizaciones no gubernamentales e "intelectuales" estadounidenses que deberían saber más se han puesto del lado del gobierno en su ataque a Nicaragua.

Sin embargo, vale la pena relatar aquí una breve historia de la participación de Estados Unidos en Nicaragua para evaluar con justicia la buena fe del gobierno en cuanto a su interés por la democracia en ese país. La primera intervención de Estados Unidos en Nicaragua se produjo con William Walker a mediados del siglo XIX, más o menos cuando se anunció la Doctrina Monroe, por la que Estados Unidos proclamó su única prerrogativa de dominio sobre el hemisferio occidental. William Walker se autoproclamó presidente de Nicaragua, reinstauró la esclavitud en el país y quemó la histórica ciudad de Granada, pero su incursión en el país fue apoyada por muchos estadounidenses como un ejercicio de avance progresista.

John J. Mangipano explica bien este fenómeno en su disertación revisada titulada "William Walker y las semillas del imperialismo progresista: The War in Nicaragua and the Message of Regeneration, 1855-1860'. Como explica: "Durante un breve período de tiempo, entre 1855 y 1857, William Walker se presentó con éxito ante el público estadounidense como el regenerador de Nicaragua. Aunque llegó a Nicaragua en junio de 1855 con sólo cincuenta y ocho hombres, su imagen de regenerador atrajo a varios miles de hombres y mujeres que se unieron a él en su misión de estabilizar la región. Walker se basó tanto en sus estudios de medicina como en su experiencia periodística para elaborar un mensaje de regeneración que aplacara la ansiedad que muchos estadounidenses sentían por la inestabilidad del Caribe. La gente apoyaba a Walker porque ofrecía una estrategia de regeneración que situaba a los angloamericanos como administradores médicos y raciales de una región devastada por la guerra. La fe de los estadounidenses en su capacidad para regenerar la región le impulsó a la presidencia de Nicaragua en julio de 1856. ... Aunque William Walker no tuvo finalmente éxito como regenerador, progresistas estadounidenses como Theodore Roosevelt revivieron su enfoque en la estabilización médica y racial a través de sus propias políticas en el Caribe, a partir de la década de 1890".

Como concluye Mangipano, "la continuidad existente entre estos grupos de imperialistas sugiere que los regeneradores, a pesar de sus fracasos temporales, lograron alimentar las ideas sobre la necesidad de que los estadounidenses intervinieran en el Gran Caribe". Este impulso al "imperialismo progresista" -que ahora se llama con el nombre más amable y gentil de "intervencionismo humanitario"- sigue motivando incluso a muchos izquierdistas estadounidenses en sus actitudes hacia Nicaragua y otros países del Sur Global, y con los mismos terribles resultados.

Mientras tanto, en nombre del progresismo y la promoción de la democracia, Estados Unidos enviaría a los marines estadounidenses a ocupar Nicaragua a principios del siglo XX y a establecer la dictadura de los Somoza, que gobernó Nicaragua con mano de hierro durante más de cuatro décadas desde 1936. Los marines fueron derrotados por Augusto César Sandino y su pandilla de hombres y mujeres alegres, Sandino fue posteriormente asesinado y los Somoza mantuvieron el control. Estados Unidos organizaría, financiaría y dirigiría a los asesinos ex guardias nacionales de los Somoza en forma de los Contras para intentar destruir la Revolución Sandinista, que finalmente derrocó a la querida dictadura de Estados Unidos en 1979. Washington trató de coaccionar al pueblo nicaragüense para que votara contra los sandinistas en 1990 con la amenaza de continuar la guerra y las brutales sanciones económicas. Luego, en 2018, apoyaron a insurrectos violentos que aterrorizaron a Nicaragua durante meses en un esfuerzo por derrocar al muy popular gobierno sandinista que fue reelegido en 2006.

En resumen, hay una grave amenaza para la democracia en Nicaragua. Pero no es de Daniel Ortega y los sandinistas, que han construido el primer estado democrático en ese país en años. Más bien, es de Estados Unidos y de los "idiotas útiles" que siguen creyendo que Estados Unidos está intentando de alguna manera traer la democracia, a pesar de todas las pruebas de lo contrario.

Una de las formas en que Estados Unidos amenaza la democracia es financiando con millones de dólares los esfuerzos desestabilizadores y antigubernamentales. Nicaragua ha respondido, como lo haría cualquier nación que se aprecie, castigando a los que facilitan esa injerencia extranjera en virtud de su Ley 1055, titulada "Ley para la Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autodeterminación para la Paz". Como explica Stephen Sefton, educador y residente desde hace décadas en Estelí, Nicaragua:

"Según la ley, es un delito buscar la injerencia extranjera en los asuntos internos del país' solicitar la intervención militar; organizar actos de terrorismo y desestabilización; promover medidas económicas, comerciales y financieras coercitivas contra el país y sus instituciones; o solicitar y acoger sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos.

"Además, Cristiana Chamorro de la Fundación Violeta Chamorro, Juan Sebastián Chamorro de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), Félix Maradiaga, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), y Violeta Granera, del Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO), también podrían ser acusados de lavado de dinero y de infringir la ley de "Agentes Extranjeros", que obliga a todas las organizaciones que reciban financiación del extranjero [en este caso, de Estados Unidos] a registrarse ante las autoridades, a informar de la cantidad de dinero recibida y de su uso. "

Sin embargo, como subraya Sefton, "a pesar de las numerosas informaciones de los medios de comunicación internacionales en sentido contrario, ninguna de las personas detenidas había sido seleccionada por ninguna de las alianzas o partidos políticos de Nicaragua como posibles candidatos para las próximas elecciones generales del 7 de noviembre de este año". Cristiana Chamorro, Juan Sebastián Chamorro, Arturo Cruz y Félix Maradiaga habían declarado anteriormente que aspiraban a la candidatura de uno de los partidos políticos, muy probablemente la alianza política Ciudadanos por la Libertad. Pero ninguno de ellos estaba formalmente en consideración. En cualquier caso, como han señalado muchos observadores, la figura de su posible candidatura en las elecciones ha servido de cortina de humo para distraer de las acusaciones penales que pesan sobre ellos, por las que se enfrentarían a un proceso judicial en prácticamente cualquier país del mundo." Nótese esa última e importante frase.

Para decirlo sin rodeos, es EE.UU. quien, como lo ha hecho durante casi un siglo y medio, está tratando de dictar al pueblo nicaragüense el tipo de gobierno y el modelo económico que debe elegir. Como nación independiente y soberana, Nicaragua tiene todo el derecho a oponerse a esta incesante intromisión.

Acabo de regresar de Nicaragua, donde, junto con otros miembros de una delegación internacional, he sido testigo de primera mano del entusiasmo del pueblo nicaragüense por la Revolución Sandinista en su aniversario, el 19 de julio. Vi la multitud de miles de personas reunidas en la Plaza del Papa Pablo II, en Managua, para celebrar este extraordinario acontecimiento, en el que el Frente Sandinista, liderado por Daniel Ortega, derrocó a un dictador fuertemente armado por el gobierno de Estados Unidos. Nuestra delegación visitó Masaya, que fue bombardeada desde el aire por Somoza en los últimos días de su brutal gobierno. Sigue reconstruyéndose tras la destrucción causada por los neocontras de 2018, que, con el apoyo de Estados Unidos, sitiaron la ciudad y la aterrorizaron durante meses, hasta que los combatientes históricos que derrotaron a Somoza, los derrotaron con la ayuda de la policía.

Durante nuestro viaje, vimos con nuestros propios ojos los increíbles avances del gobierno sandinista, que está proporcionando sanidad y educación gratuitas a todos los nicaragüenses. Fuimos testigos de cómo los niños, que habían sufrido tanta pobreza y privaciones durante los años de Somoza y la posterior guerra de la Contra, asistían a la escuela y jugaban en los hermosos parques erigidos en todo el país por los sandinistas. Viajamos por toda Nicaragua por carreteras bellamente pavimentadas que antes eran de tierra y piedra, si es que existían

Yo mismo viajé por esos caminos de tierra en 1987 y 1988, cuando visité Nicaragua por primera vez. En aquel entonces, vi a niños vestidos con harapos y sin zapatos, que apenas podían comer debido a las sanciones de Estados Unidos y a la brutal guerra. Ahora no se ve ese tipo de indigencia en Nicaragua, y eso es gracias a la Revolución Sandinista, que, contrario de lo que dicen los medios imperialistas, se ha mantenido fiel a sus valores de defensa de los pobres y los más vulnerables.

Sin embargo, EE.UU. está empeñado en destruirla, y el progreso que ha traído para el pueblo nicaragüense. Y el pueblo es plenamente consciente de ello, y por eso el 85% de los encuestados se opone a la injerencia extranjera en su país, como haría cualquier nación que se precie. Me sumo a ellos en la denuncia de la injerencia, las sanciones y la agresión de Estados Unidos a ese pequeño país que se ha enfrentado con fuerza al Goliat del Norte. En esta lucha bíblica, todo mi apoyo está con David

*Daniel Kovalik es profesor de Derechos Humanos Internacionales en la Facultad de Derecho de la Universidad de Pittsburgh y autor del libro recientemente publicado No More War: How the West Violates International Law by Using "Humanitarian" Intervention to Advance Economic and Strategic Interests.

 

INGLES

History tells us the United States’ supposed ‘concern for democracy’ in Nicaragua is nothing of the sort

Daniel Kovalik teaches International Human Rights at the University of Pittsburgh School of Law, and is author of the recently-releasedNo More War: How the West Violates International Law by Using “Humanitarian” Intervention to Advance Economic and Strategic Interests.

A century and a half has shown us that American meddling in Nicaragua is never about improving the lot of the people of that nation, and only ever about furthering Washington’s imperialist agenda.

The US government is back at it. It is again expressing concern about the state of democracy in Nicaragua, and conjuring up a new round of punitive sanctions against that tiny country to allegedly prevent dictatorship from taking hold there.

The newest sanctions bill against the country is titled “Reinforcing Nicaragua’s Adherence to Conditions for Electoral Reform (RENACER) Act.” As the Senate versionexplains, “This bill requires the Executive branch to align US diplomacy and existing targeted sanctions to advance democratic elections in Nicaragua, and includes new initiatives to address corruption, human rights abuses, and the curtailment of press freedom.” Sadly, many US non-governmental organizations and ‘intellectuals’ who should know better have sidedwith the government in its attack on Nicaragua.

However, a brief history of US involvement in Nicaragua is worth recounting here to fairly assess the government’s bona fides regarding its interest in democracy in that country. The first instance of US intervention in Nicaragua came in the form of William Walker in the mid-19th century, at around the time the Monroe Doctrine, by which the US proclaimed its sole prerogative to dominance over the Western Hemisphere, was announced. William Walker declared himself president of Nicaragua, reinstituted slavery there, and burned down the historic city of Granada for good measure, yet his foray into country was supported by many Americans as an exercise in progressive advancement.

John J. Mangipano explains this phenomenon well in his peer-reviewed dissertationtitled ‘William Walker and the Seeds of Progressive Imperialism: The War in Nicaragua and the Message of Regeneration, 1855-1860’. As he explains: “For a brief period of time, between 1855 and 1857, William Walker successfully portrayed himself to American audiences as the regenerator of Nicaragua. Though he arrived in Nicaragua in June 1855 with only fifty-eight men, his image as a regenerator attracted several thousand men and women to join him in his mission to stabilize the region. Walker relied on both his medical studies as well as his experience in journalism to craft a message of regeneration that placated the anxieties that many Americans felt about the instability of the Caribbean. People supported Walker because he provided a strategy of regeneration that placed Anglo-Americans as the medical and racial stewards of a war-torn region. American faith in his ability to regenerate the region propelled him to the presidency of Nicaragua in July 1856. ... Though William Walker did not ultimately succeed as a regenerator, American progressives such as Theodore Roosevelt revived his focus on medical and racial stabilization through their own policies in the Caribbean, starting in the 1890s.”

As Mangipano concludes, “The continuity existing between these groups of imperialists suggested that the regenerators, despite their temporary failures, succeeded in nurturing ideas about why Americans needed to intervene in the Greater Caribbean.” This impulse to “progressive imperialism” – now called by the kinder and gentler-sounding “humanitarian interventionism” – continues to motivate even many US leftists in their attitudes towards Nicaragua and other countries of the Global South, and with the same terrible results.

Meanwhile, in the name of progressivism and democracy promotion, the US would go on to send the US Marines to occupy Nicaragua in the early part of the 20th century and set up the Somoza dictatorship that ruled Nicaragua with an iron fist for over four decades from 1936. The Marines were routed by Augusto César Sandino and his gang of merry men and women, Sandino was later assassinated, and the Somozas held control. America would then organize, finance, and direct the murderous ex-Somoza National Guardsmenin the form of the Contras to try to destroy the Sandinista Revolution, which finally overthrew the US’s beloved dictatorship in 1979. Washington tried to coerce the Nicaraguan peopleinto voting against the Sandinistas in 1990 with the threat of continued war and brutal economic sanctions. Then, in 2018, they supported violent insurrectionistswho terrorized Nicaragua for months in an effort to topple the very popular Sandinista government that was re-elected in 2006.

To put it bluntly, it is the US which, as it has now done for about a century and a half, is trying to dictate to the Nicaraguan people the type of government and economic model they should choose. As an independent, sovereign nation, Nicaragua has every right to push back against this incessant meddling.

I’ve just returned from Nicaragua, where, along with other members of an international delegation, I witnessed first-hand the Nicaraguan people’s enthusiasm for the Sandinista Revolution on its anniversary, July 19. I saw the crowd of thousands assemble in Pope Paul II Plaza, in Managua, to celebrate this extraordinary event, in which the Sandinista Front, led by Daniel Ortega, overthrew a dictator heavily armed by the US government. Our delegation visited Masaya, which was bombed from the air by Somoza in the final days of his brutal rule. It is continuing to rebuild after the destruction wrought by the neo-Contras of 2018, who, with US backing, laid siege to the city and terrorized it for months, until the historic combatants who defeated Somoza routed them with the assistance of the police.

During our trip, we saw for ourselves the incredible advancements of the Sandinista government, which is providing free healthcare and education to all Nicaraguans. We witnessed the children, who had suffered such poverty and deprivation during the Somoza years and the Contra War that followed, attend school and play in the beautiful parks erected across the country by the Sandinistas. We traveled throughout Nicaragua on beautifully paved roads that once were dirt and stone, if they existed at all

I myself travelled on those dirt roads in 1987 and 1988, when I visited Nicaragua for the first time. Back then, I saw children dressed in rags and without shoes, barely able to get enough to eat because of the US sanctions and the brutal war. One does not see that type of destitution in Nicaragua now, and that’s thanks to the Sandinista Revolution, which, contrary to mainstream claims, has stayed true to its values of defending the poor and the most vulnerable.

Nonetheless, the US is intent on destroying it, and the progress it has brought for the Nicaraguan people. And the people are fully aware of this, and that is why 85% of those polledoppose foreign interference in their country, just as any self-respecting nation would. I stand with them in denouncing US interference, sanctions, and aggression toward that little country which has mightily stood up to the Goliath of the North. In this Biblical struggle, all my support is with David.

Think your friends would be interested? Share this story!

The statements, views and opinions expressed in this column are solely those of the author and do not necessarily represent those of RT.