Recuerden que hace un tiempo hicimos una tabla en la que comparábamos las especificaciones de todas consolas de última generación. Claro, las comparaciones numéricas son más fáciles de hacer; basta con ver el mejor número y listo. La última palabra la tendremos cuando tengamos acceso a las diferentes consolas y las podamos analizar de cerca.

Por ahora, nos conformamos con una simulación que realizó Eurogamer junto a Digital Foundry. Personalizaron dos computadores, uno con el hardware del PS4 y otro con los fierros del Xbox One, y los pusieron a correr varios de los juegos que recientemente han salido al mercado. A primera vista, como puede ver en el video a continuación, no se nota mucho la diferencia entre los dos equipos.

En la nota publicada por Eurogamer (que vale la pena leer ya que explican los detalles técnicos de la simulación), dicen a pesar de los resultados, es muy complicado recrear las condiciones de las consolas en un computador. Para evitar que la memoria de los computadores fuera un inconveniente en las pruebas, utilizaron un procesador Core i7 3770K de 4,3 GHz y memoria RAM de 16GB DDR3.

A pesar de que los números muestran que el GPU de PS4 tiene 50% más poder que la máquina de Microsoft, en la práctica, la consola de Sony no es mucho más rápida. En realidad, no debe ser sorpresa que las dos consolas se comporten de manera similar.