Los resultados financieros de Nintendo durante el segundo trimestre del año revelaron que la consola estrella de la compañía japonesa, el Wii U, vendió un 50% menos unidades que a principios de 2013. No obstante, "la gran N" se siente optimista respecto al futuro.

Con el inminente lanzamiento al mercado de las consolas de Microsoft y Sony, el Wii U, consola de Nintendo usualmente conocida por no contar con el poder de procesamiento que la siguiente generación de videojuegos demanda, la compañía japonesa se ve en duros aprietos pues en tres meses, sólo logró desplazar 160,000 unidades Wii U en contraste con las 390,000 que vendió durante el primer trimestre del año en curso.

Por otra parte, de acuerdo a un reporte publicado en The Guardian, la situación en el mercado británico también parece alarmante pues una importante cadena de tiendas anunció que retiraría las consolas Wii U en 550 de sus sucursales a lo largo de todo el Reino Unido.

No obstante las bajas ventas de la consola que hará frente a los inminentes Xbox One y PlayStation 4, Nintendo alcanzó una respetable ganancia de aproximadamente 88.5 millones de dólares; sin embargo, las pérdidas trimestrales de la compañía llegaron a poco más de 50 millones de dólares, debido a los costos de desarrollo del Wii U y la campaña publicitaria mundial de su consola portátil, el Nintendo 3DS.

Microsoft elimina restricciones para Xbox One

Asímismo, Nintendo se siente confiado en que podrá vender unas nueve millones de unidades Wii U para finales del primer trimestre de 2014, a pesar de que para esa temporada, las consolas de siguiente generación de sus competidores ya estarán bien consolidadas en el mercado.

La estrategia de ventas del Wii U ha tenido un camino difícil en el mercado pues su apuesta más grande, el mando táctil tipo tableta GamePad, no se consolidó bien con el público debido a que el factor de novedad desaparece en un mercado dominado por las tabletas multifuncionales iOS y Android.

Entre otras cosas, el pobre catálogo de títulos con los que se presentó el Wii U durante la temporada navideña pasada, falló en consolidar a la consola en el gusto del público.