El diputado sandinista Carlos Emilio López destacó este miércoles en la revista En Vivo del Canal 4, la fortaleza del Frente Sandinista de Libración y los logros para mejorar la vida de los nicaragüenses.

Además se refirió el acompañamiento al pueblo de Nicaragua, la mejoría de la vida, los logros alcanzados durante el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, en los últimos años.

Se refirió también al hecho de que el pueblo valora los aspectos relativos a la consecución de la paz y el modelo que garantiza el progreso, la prosperidad y sobre la atención en salud, educación, energía eléctrica, agua potable y programas de acompañamiento a productores.

Destacó la jornada de Verificación Ciudadana que tuvo lugar el fin de semana pasado y también la transformación que ha tenido el país para mejorar la vida de las familias nicaragüenses.

El diputado sandinista tuvo una destacada participación en los esfuerzos por la reconciliación y la paz desde varias comisiones que se formaron tras la intentona fallida del golpe de Estado de 2018.

Recordó que el Frente Sandinista de Liberación Nacional asume el poder en 2007. “El poder para servir, el poder para transformar Nicaragua”, recalcó.

Señaló que el neoliberalismo dejó un país destrozado tras casi dos década de gobiernos. “Un país en oscuridad. El neoliberalismo significó violaciones masivas a los derechos humanos, a los derechos individuales, a los derechos colectivos, a los derechos sociales”, dijo

También significó exclusiones, discriminaciones, desempleos masivos, programas de ajuste estructural que significaron menos Estado, menos inversión pública y menos mercado.

Se trataba de darles al gran capital las empresas públicas que eran el área propiedad del pueblo, el área propiedad de los trabajadores, y desde donde se hacían inversiones para el desarrollo, indicó.

En el 2007 el FSLN asume Nicaragua en el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en manos del Comandante Daniel Ortega e inicia un proceso de transformación, la construcción de un nuevo modelo, de una nueva Nicaragua, de una Nicaragua en paz, en prosperidad y en desarrollo”.

Un modelo donde el centro del mismo, es la persona, la familia y la comunidad, donde la vida, el paradigma que orienta el accionar del gobierno desde 2007 hasta la fecha, son los derechos humanos reconocidos en la Constitución Política de la República de Nicaragua que fue elaborada y aprobada en la primera etapa de la revolución”, explicó.

Ese modelo se convierte en la antítesis de lo que fue el neoliberalismo. “Mientras esos gobiernos libero conservadores violentaban y violaban derechos, nuestro gobierno reconoce esos derechos en todos los campos”, añadió.

Recordó que en el campo de la educación se comenzó a construir un modelo de gratuidad, de calidad, de pertenencia y de inclusión en todos los niveles, primaria, secundaria, tecnológico y educación superior.

Se heredaron altas tasas de deserción, de exclusión escolar. En el modelo revolucionario, además de la gratuidad y la calidad, se ha ampliado la cobertura y masificado la educación y se logró diversificar las modalidades educativas como educación en el campo, educación a distancia, escuelas de oficios, un abanico de opciones en educación tecnológica, con 70 carreras.

Se ampliaron las becas universitarias, se brinda merienda escolar para un millón 200 mil estudiantes, alimentos integrales para niños y niñas.

Un modelo de educación en salud, porque las vacunas y la atención médica llega a la salud.

Destacó también que hay una infraestructura integral con laboratorios, bibliotecas, espacios deportivos en las escuelas, una educación nutricional, una educación musical.

Una educación para la prevención de la violencia y para transmitir a las nuevas generaciones relaciones de respeto entre sí mismos, para erradicar la agresión, la intolerancia, el bullying, cualquier forma de maltrato.

El derecho a la educación y la salud es una realidad, dijo. En estos 15 años la salud dejó de ser una mercancía. El neoliberalismo trataba a la salud como una mercancía, precisó.

Señaló que los pacientes en esa época oscura tenían que llevar todo para su atención en los hospitales, no solo pagar por la atención médica, sino que llevar sangre, hilo, sábanas y otros artículos médicos. Hasta dos pacientes eran ubicados en una cama y había un hacinamiento total.

Había un déficit en todos los campos de la salud, pocos hospitales, poca inversión pública en salud.

Esta revolución, que es una revolución de derechos hizo realidad el derecho a la salud. El postulado constitucional que dice que el estado debe crear programas e prevención, atención y equiparación en salud, una atención preventiva y atencional, ese es el modelo que la Constitución establece par la salud”, subrayó.

Pero los gobiernos neoliberales eran inconstitucionales, porque violentaban los derechos constitucionales.

El gobierno del FSLN convirtió la salud en un derecho para todos los nicaragüenses, expresó el diputado sandinista Carlos Emilio López.

Asimismo se refirió al apoyo que se brinda a los deportes y a los productores para convertir a Nicaragua en un país autosostenible en materia alimentaria, dijo.