En este populoso barrio del Distrito Cinco de la capital las familias reconocen que solamente unidas puede eliminar los criaderos de zancudo que causan enfermedades como el dengue, chikungunya y zika.

Y el factor unidad se reflejó en cada hogar visitado, pues mientras los brigadistas fumigaban o aplicaban el BTI, cada familia destruía los criaderos.

"Esta es una labor que como Ministerio de Salud estamos llevando de manera permanente, en este barrio vamos a visitar más 600 viviendas, a las cuales les llevamos el mensaje de autocuido, que deben destruir todo aquel depósito donde un zancudo puede poner sus larvas y a partir de ahí se desarrolla", dijo el doctor Domingo Castro del Centro de Salud Pedro Altamirano.

En esta ocasión las familias del barrio Adolfo Reyes fueron visitados por la brigada de fumigación y los brigadistas que aplican el químico BTI en pilas, barriles o piletas.

Castro recomendó a las familias a mantener limpios sus hogares, eliminar todo artefacto que no estén utilizando y tapar los recipientes donde almacenamiento agua.

"Con estos dos equipos que tenemos hacemos una lucha integral contra el mosquito. Hay que recordar que con nuestro clima húmedo tropical siempre tenemos presencia del vector y si hay vector siempre tendremos mosquitos y por eso vamos a mantener las jornadas antiepidémicas", valoró el galeno.

La población confía en el trabajo que hacen los brigadistas de salud, ya que abren las puertas de sus hogares para que se realice la fumigación y con ello la eliminación de los zancudos.

"Este trabajo del Minsa nos ayuda a que evitemos una epidemia y solo el Frente Sandinista encabezado por nuestro comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario, se preocupan por la salud del pueblo nicaragüense. Esta fumigación es una muestra del amor hacia el pueblo y cada nicaragüense debe poner de su parte para limpiar los hogares", declaró el ciudadano Mario Esteban Picado.