Una escuela digna y segura que dará cobijo a decenas de niños y niñas del barrio Comandante Hugo Chávez, en el municipio de Mateare, fue inaugurada por la comunidad educativa y el Embajador de Venezuela en Nicaragua, Javier Arrúe.

Durante un pintoresco acto cultural, que contó con la participación de los pequeños y sus padres, se dio por inaugurada la escuela República Bolivariana de Venezuela, como un homenaje que vivirá para recordar la memoria del Comandante Eterno Hugo Chávez, quien a lo largo y ancho de Latinoamérica vio en los niños y niñas a los hijos e hijas de la Patria Grande.

El Embajador Arrúe, manifestó que la escuela es una muestra de que la siembra del Comandante Hugo Chávez “sigue viva”. “Lo importante es que no dejemos en ningún momento bajar la guardia, que no descansemos porque ahora es que tenemos trabajo y camino por caminar”.

“Esto es una ruta ya señalada, y la Revolución Sandinista y la Revolución Bolivariana es la misma Revolución Latinoamericana y caribeña, porque los niños de Nicaragua son como los niños de Venezuela. No podemos hacer diferencia”, agregó.

Arrúe aseguró que “los niños son nuestros hijos, nuestras hijas, y en eso tenemos que empeñar nuestra vida, nuestro trabajo y hasta el último aliento, que es como hizo el Comandante Chávez y nos enseñó a luchar por los más débiles, por los eternamente excluidos, por los que nunca tenían nada”.

“Simón Bolívar es el que soñó con una Patria Grande de Justicia, de Paz, de Solidaridad, donde todos los hombres y mujeres de América Latina y el Caribe viviéramos como hermanos”, indicó el Embajador.

Los padres de familia agradecieron a Dios y al Gobierno Sandinista, porque día a día continúa restituyendo derechos para las familias, especialmente a la niñez nicaragüense.

Yessenia Rocha, madre de dos pequeñines, dijo que para la comunidad es un privilegio que se les haya construido la escuelita. “Antes los niños caminaban como dos kilómetros para adentro. Pero gracias a dios hicieron esta escuela, ahora nos queda más cerca”, comentó.

Meylin Leiva, otra madre de familia, aseguró que el compromiso de la comunidad es mantener limpia y en buen estado la escuela. Además dijo que es parte de la responsabilidad de los padres de familia llevar a los niños a clases todos los días, para que estudien puesto que son el futuro de Nicaragua.

Miriam Salinas Alcaldesa de Mateare, explicó que la construcción de la escuela costó 550 mil córdobas, y fue posible gracias al aporte del 5% que las municipalidades hacen al Ministerio de Educación para concretar la construcción de escuelas y el mejoramiento de los ambientes escolares.

Rolando Rivas, delegado municipal del Mined, explicó que las instalaciones de la escuela los niños recibirán su merienda escolar y el programa de alfabetización se ampliará hasta esa comunidad.

Rivas también informó a los padres de familia que el próximo año, con la aprobación del Consejo Educativo Local, se realizará una ampliación de la escuela, que consistirá en la construcción de dos aulas más.