El compañero Salvador Vanegas, Asesor Presidencial para Temas Educativos destacó este miércoles que Nicaragua sigue siendo un ejemplo en educación para el mundo al resaltar el inicio del segundo semestre del año escolar con una gran asistencia, a pesar de la pandemia.

En una amplia exposición en la revista En Vivo de Alberto Mora, en el Canal 4 de televisión, Vanegas también se refirió al impacto que tendrá el reciente ajuste salarial del 5% anunciado por el Presidente Daniel Ortega el 19 de julio y subrayó que el sector magisterial ha tenido un constante incremento en sus ingresos en los últimos años, solo retrasado por el fallido intento golpe de Estado en 2018, que causó graves daños a la infraestructura escolar.

Impacto del ajuste del 5% 

Al respecto, señaló que el salario promedio en el 2006 de los docentes era 2 mil 546 córdobas, el salario promedio luego de este incremento andará por nueve mil córdobas, el de formación docente andará por los 10 ml 800, educación inicial en 8 mil 900.

Eso significa un incremento promedio de 2007 a agosto de 2021, de 250% de incremento.

Los docentes están claros de que nosotros a partir del 2007 hemos venido haciendo incrementos porcentuales anuales. Cada año se aplicaba un aumento, de acuerdo como crece el país, de acuerdo a como hay más recursos, cada recurso que este país, en este modelo tiene disponible no va a una cuenta bancaria, no va a la concentración de riquezas en pocas manos, no va a la corrupción, no va a los paseos de pocas familias que concentra la riqueza, si no cada crecimiento de este país en este modelo alimenta inversión social. Eso no se puede negar”, dijo.

El país venía creciendo, todos los docentes recibiendo un incremento anual. Esto fue interrumpido por los efectos perversos del golpe de estado fallido. El golpe no fue solo un intento de derrocamiento por las vías terroristas, del Gobierno Nacional electo por el pueblo, sino que fue un golpe a las familias”, añadió.

Señaló que los golpistas le arrebataron a las familias el derecho al empleo, ya que muchas familias perdieron sus fuentes de ingresos. Recalcó que le arrebataron a las familias y a los docentes su derecho a seguir recibiendo incrementos salariales.

Refirió que, sin embargo, hubo comprensión de parte de los docentes y otros sectores, de comprender que “nos habían golpeado la economía, íbamos a levantarnos, pero que en ese momento lo importante era el empleo”.

Dijo que ni un solo maestro fue despedido por efecto de los actos terroristas, más bien el Presupuesto General de la República aún en el propio golpe se mantuvo en crecimiento, no se afectó la inversión social en educación, gracias al apoyo del Presidente y la Vicepresidenta.

Se mantuvo también la merienda escolar y los paquetes escolares, entre otros aspectos.

Un hecho trascendental

Sobre el inicio del año escolar indicó que ha comenzado el segundo semestre del ciclo 2021, lo que calificó como “un hecho trascendental, no solo para el país, sino para Latinoamérica, para el mundo. El mundo sabe, sin ninguna duda que es Nicaragua el país de toda la región que garantiza las mejores condiciones, con lecciones aprendidas de cómo manejar la continuidad educativa sin que esto sea interrumpido por el contexto de la pandemia”.

Añadió que por supuesto que eso ha requerido la protección y el cuido de la salud, con disciplina. Señaló que el hecho de que las escuelas estén abiertas, de que los estudiantes y los docentes estén con cuido de salud en buenas condiciones. A  diferencia de otros países Nicaragua tiene abiertas las escuelas a pesar de la pandemia.

Recordó que la semana pasada Naciones Unidas exhortaba sobre ese tema y hablaban de 40 millones de estudiantes fuera del sistema educativo, la mayoría de Latinoamérica y muchos de ellos no van a regresar a los centros educativos.

En el último informe hablan de 150 millones fuera de las aulas educativas, resaltó Vanegas, porque los países afectados por la pandemias mantienen cerradas las escuelas.

Expresó que no es cualquier apertura del segundo semestre, es una apertura de un ciclo en el que los docentes y los estudiantes hacen uso de todas las medidas de protección y cuido de la salud para avanzar en las actividades educación.

Eso ha significado, que los niños, jóvenes y docentes no bajen la guardia, ya que a veces convivir con el ambiente te hace que lo asimiles y bajes la guardia, por eso hay que estar haciendo jornadas educativas, que no hay que bajar la guardia, que no hay que dejar de lavarse las manos, limpiar todas las superficies, ventilar las aulas de clases, que no hay que dejar de hacer los recesos escolares escalonados”, entre otras medidas.

Nicaragua cumple el mandato de los organismos internacionales en el sentido que el Derecho a la Educación no debe ser interrumpido, reiteró.

Citó que hay muy buena asistencia, buenos datos de rendimiento académico, altos niveles de permanencia en relación con la matrícula inicial. Anda arriba del 90% el nivel de permanencia.

Destacó la calidad educativa que dijo no es un tema teórico.

Asimismo, subrayó que en Nicaragua hay una educación integral, que incluye la capacitación permanente de los docentes que han alcanzado niveles de especialización, en didáctica, educación inicial, desarrollo infantil, lectura comprensiva, en evaluación de los aprendizajes, en inglés como segundo idioma.

Dijo que se trabaja en la erradicación del empirismo en educación. Hay más de 5 mil 500 centros de estudios declarados libres de empirismo, entre otros aspectos abordados en la entrevista con el periodista Alberto Mora.