Acompañada del fervor, la alegría y la religiosidad del pueblo nicaragüense, la diminuta imagen de Santo Domingo de Guzmán, bajó la mañana de este miércoles a su peaña en las vísperas de su gran peregrinación hacia la capital Managua.

La venerada imagen bajó de su nicho ubicado en el altar de la Parroquia de Las Sierritas antes de este mediodía, y fue agasajada con mucho amor y alegría por las familias devotas, la Mayordoma de las Fiestas Patronales, compañera Daysi Torres y el Vicealcalde de Managua, compañero Enrique Armas.

Asimismo, Santo Domingo, en su bajada del altar, fue recibido por Monseñor Leopoldo Brenes, el Padre Jorge Muñoz, Párroco de la Iglesia de Las Sierritas, los seminaristas y los cargadores tradicionales.

Daysi Torres Bosques, Alcaldesa de Managua y Mayordoma de las Fiestas de Santo Domingo, expresó que hoy es un día muy importante, donde las familias se encuentran con el santo patrono con mucha energía, fe y esperanza.

“He notado que estas fiestas han empezado mejor que todos los años, con más orden. Esta es una fiesta religiosa, y debemos de respetar a los devotos, a los creyentes y a los promesantes; para que verdaderamente sea una fiesta de amor y de paz”, sostuvo la Mayordoma momentos en que le bailaba a Minguito.

Daysi informó que esta misma tarde (3:00 p.m) estará en la bendición del barco; posteriormente en las Fiestas de las Vacas Culonas, en el Barrio San José Oriental, y seguidamente en la casa de Lisímaco Chávez, para concluir a las 9 de la noche en el Gancho De Camino (Mercado Oriental).

Monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, durante la eucaristía que se celebró previo a la bajada del santo patrono, invitó a la feligresía a vivir este momento hermoso de fe, en esta fiesta que es especial para todas las familias.

“Celebramos a un amigo muy cercano a nosotros, pero que también es un amigo de Dios. Estoy seguro que muchos, hombres y mujeres, durante estos diez días, van a regresar al corazón de Jesús. El gran reto que tenemos para mañana es ganar a un gran hermano para Cristo, en nombre de Santo Domingo de Guzmán”, expresó Brenes.

También, destacó que en este momento celebramos las vísperas de esta peregrinación de la imagen hacia la ciudad, siguiendo una tradición de más de 100 años.

“El pueblo católico hoy se reúne en la iglesia sede de la imagen, Las Sierritas de Santo Domingo, para celebrar la eucaristía. Esta celebración se enmarca dentro de la tradición de la iglesia, celebrar estas festividades es parte de la Piedad Popular”, refirió.

Previo a la bajada de Santo Domingo de su nicho, gran cantidad de fieles devotos penetraron la Parroquia de Las Sierritas arrastrándose de rodillas o rezando el rosario; otros cargaron cruces, pequeños altares y réplicas en honor al santo patrono.

“Hace diez años, comencé a pedirle a Santo Domingo de Guzmán que intercediera ante Dios, porque mi tío tenía cáncer, y pues recibió el milagro de sanar. Año con año, yo traigo una réplica de Santo Domingo, y este año le estoy pidiendo que siga la paz y reine el bien en Nicaragua”, manifestó Víctor Jaca, del barrio Los Ángeles.

“Esta promesa data más de treinta años, porque yo fui inválido, y gracias a Dios y a mi Santo Dominguito volví a caminar, y esta es la promesa de año con año, de venírsela pagando de rodillas, rezando, implorando su bendición”, expresó Ángel Sánchez.

Los fervientes devotos de Santo Domingo de Guzmán, refirieron que durante la peregrinación que se dará este 1 de agosto, todos debemos de seguir a nuestro Señor Jesucristo, cobijados por el manto de la Santísima Virgen María, viviendo en carne propia la fe y el amor hacia el prójimo.