Una delegación de la Unión Africana (UA) sostiene encuentro este miércoles en El Cairo (Egipto) con el gobierno de facto por medio de una visita que prevé emitir un informe en el cual se revise la suspensión de Egipto del órgano continental.

El expresidente maliense Alpha Oumar Konare, quien lidera este grupo de trabajo, dijo luego de una entrevista con el ministro de Justicia interino Amin El Mahdi, que la decisión de la UA de suspender a Egipto "no fue una conspiración contra la dirigencia interina, sino parte de los esfuerzos para detener los golpes militares en las naciones africanas".

El organismo ya había congelado la condición de miembro de Egipto el cinco de julio pasado, dos días después de la deposición del presidente Mohamed Mursi por el Ejército. Por su parte, el Gobierno de facto en Egipto rechazó la decisión de la UA "en forma y sustancia".

Los representantes del ente contactaron al presidente interino Adli Mansour, y los titulares provisorios de Defensa, general Abdel Fattah El Sisi, y de Exteriores, Nabil Fahmy, y también con la campaña Tamarod (Rebelde, en árabe) que recogió 22 millones de firmas para impugnar a Mursi.

Mientras los seguidores y opositores de Mursi siguen midiendo fuerzas en las calles, la comunidad internacional llama a los egipcios a la reconciliación nacional y a poner fin a la violencia que ha acabado con la vida de cientos de personas.

Sin embargo, la propia Hermandad Musulmana aseguró, en un encuentro con la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, que el pueblo egipcio continuará las protestas hasta que se restablezca al presidente derrocado.