El diputado Wálmaro Gutiérrez durante una edición especial de la revista de Canal 4, brindó una valoración del contexto actual en que Nicaragua celebra el 42 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, resaltando que el pueblo llega a este 19 de julio celebrando las victorias logradas en los últimos 14 años y especialmente las alcanzadas luego del intento fallido del golpe de estado del 2018.

El legislador recordó que se celebran 42 años del triunfo del pueblo sobre una de las dictaduras más criminales de Latinoamérica, donde todos los sectores sociales de la época se involucraron liderados por el FSLN.

“Quiero felicitar de corazón no solo al sandinismo, sino a todo el pueblo nicaragüense porque todos los que amamos nuestro país y que estamos comprometidos con hacer de nuestro país una patria mejor, tenemos motivos de celebración, hablar de celebrar el 42 aniversario de la Revolución Sandinista nos referimos de esa gesta que hizo de Nicaragua un lugar especial en el mundo porque la revolución se escribió con letras de oro, con pasión, con sangre, sudor y lágrimas y llegamos al 19 de julio de 1979 a derrocar a una de las más oprobiosas dinastías que había existido en América Latina”, dijo Gutiérrez.

Nicaragua renace

Con el triunfo de 1979 Nicaragua renace “y hoy estamos celebrando 42 años de esa gesta heroica. Un saludo especial, un abrazo fraterno y revolucionario a nuestros hermanos combatientes históricos que merecen un especial reconocimiento”.

Hizo un recuento de los años ochenta donde el pueblo comenzó a trabajar por una nueva Nicaragua con dignidad y con victorias que luego se vieron truncadas en los años noventa con los gobiernos neoliberales.

“Durante esos 16 años el sandinismo en oposición desarrolló una lucha sin cuartel en contra de todas las medidas neoliberales”, dijo.

walmaro

Hizo especial felicitación a la bancada del FSLN en la Asamblea Nacional que ha venido trabajando para respaldar cada uno de los programas que el Comandante Daniel y la compañera Rosario Murillo han impulsado para cambiar y desarrollar el país.

“No hay que olvidar que la bancada del FSLN en esos 16 años de gobiernos neoliberales jugó un rol estratégico de la defensa de los intereses del pueblo, fue sumamente difícil porque las embestidas fueron brutales de los gobiernos de Violetas Barrios, del gobierno de Arnoldo Alemán, del gobierno de Enrique Bolaños, fueron gobiernos que se caracterizaron por dos elementos; la corrupción y su claridad ideológica de hacer retroceder todas las conquistas del pueblo logradas en la primera etapa de la revolución”, señaló Gutiérrez.

El pueblo recupera el poder en el 2007

Pero ya en la segunda etapa de la Revolución desde el 2007 el pueblo logró recuperar el poder y se comienza a trabajar sobre los enormes desafíos en el campo productivo, social y económico.

“Lo primero fue restituir al sector campesino la posibilidad de acceder al crédito en el sector productivo, garantizar que no siguiese habiendo de 12 a 14 horas diarias de apagones que hacían de este país un estado fallido. Aquí nadie iba a invertir ningún centavo con el sector energético heredado por las administraciones neoliberales, nadie iba a invertir en este país con ese sistema energético y cuando llegamos en la segunda etapa al gobierno vimos que la mayoría de las alcaldías de este país sin capacidad de hacer nada en sus territorios y hoy los gobiernos locales son una de las primeras líneas y trincheras de combate a la pobreza y pobreza extrema”, valoró.

Y también se trabajó en proyectos de agua potable y saneamiento, de energía eléctrica, calles para el pueblo, Plan techo, Bono Solidario y muchos otros programas que permitieron en los primeros 8 años reducir la pobreza del 42 al 24 por ciento y la pobreza extrema del 17 a menos del 6.5 la pobreza extrema.

“Ese fue un desafío enorme que enfrentó el comandante Daniel con el país que nos heredaron los neoliberales que nos entregaron un estado desvalijado, un estado drenado, resaltó.

Calificó al comandante Daniel como un gran estadista porque no solamente devolvió dignidad al pueblo, también en condiciones complejas logró cambiar un país postrado a una nación en desarrollo con muchos proyectos y a pesar del intento de golpe de estado y la pandemia de Covid-19, Nicaragua está retomando su senda de crecimiento.

“Sin tener en el tinglado lo de la pandemia, o lo de las afectaciones de los huracanes o los funestos hechos del 2018, nosotros estuviéramos en otras circunstancias, no es lo mismo enfrentar una pandemia como la enfrentamos con un crecimiento del 2.8 en negativo de haber estado enfrentando una pandemia con un crecimiento de 5.3”, valoró Gutiérrez.

La historia los pulverizó

Mientras naciones con enormes presupuestos han tenido mal manejo de la pandemia, Nicaragua con pocos recursos nacionales y el apoyo de organismos internacionales, ha tenido mejores resultados.

Gracias a Dios nuestros indicadores, lamentamos porque hemos perdido preciosas vidas de nicaragüenses como todo el mundo, sin embargo hemos sabido enfrentar esta pandemia, enfrentamos el Eta, enfrentamos el Iota y enfrentamos a la manada de idiotas que en el 2018 nos quiso hacer retroceder y quisieron remover al pueblo, no a Daniel, al pueblo de la presidencia de este país, es por eso que después de superados los acontecimientos del 2018 porque para mí esto se convierte hasta anecdótico, pero tenemos que recordar lo del 2018, pero hay que hacerlo de forma anecdótica porque esto ya pasó, la historia los molió, la historia los pulverizó.”

Gutiérrez ve al futuro y señaló que el pueblo en noviembre próximo dará nuevamente su confianza al FSLN, al Comandante Daniel y a su programa de desarrollo para derrotar al principal enemigo: la pobreza.