El comunicado de la sede diplomática responde a la publicación del panfleto derechista La Prensa del 27 de marzo de 2012, en la cual citan la preocupación del canciller de Costa Rica, Enrique Castillo por la presencia de la República Islámica de Irán en Nicaragua y por la alianza del Presidente Mahmoud Ahmadineyad con el Gobierno Sandinista.

En dicha publicación Castillo manifestó que dadas las circunstancias de que Costa Rica tiene amistad con Israel e Irán amenaza a Israel, resulta preocupante que Nicaragua reciba apoyo iraní debido que eso podría ser destinado a potenciar ambiciones expansionistas.

“Refiriéndose a las declaraciones anteriores, la Embajada Iraní en Managua considera que es necesario dar las siguientes explicaciones: El general Douglas Fraser, comandante del Sur en el exterior de los Estados Unidos en dos ocasiones, una en abril de 2011 y otra en marzo de 2012, en respuesta a la audiencia en el Senado, ha hecho hincapié en que las relaciones entre Irán y América Latina es principalmente diplomática y comercial”, se lee en la notificación.

“Las relaciones diplomáticas y comerciales entre los diferentes países está básicamente dirigida a potenciar a ambos lados de la relación y, por tanto, un fenómeno natural en las relaciones internacionales”, reza el documento.

Asimismo, expresa que cada país independiente tiene el derecho a establecer relaciones con cualquier otro país, pero ningún país tiene derecho a intervenir en los asuntos de los otros países sólo porque se puede autorizar a uno que le guste o no.