NICARAGUA, PAÍS INDEPENDIENTE; NO BAJO LA AGENDA DE LA UNIÓN EUROPEA O WASHINGTON.

La "fábrica de opinión" y los ataques contra Nicaragua se han intensificado. Era de esperar, ya que las elecciones se celebrarán dentro de cuatro meses. Este pequeño país centroamericano siempre ha despertado pasiones, debates y controversias. El de los "presos políticos" no es más que otra piedra en este edificio podrido.

1. Nicaragua es uno de los países más agredidos de América Latina, y lo ha sido desde su fundación. Ha sido fuente de ataques y disputas entre España, Inglaterra y Estados Unidos. Los mercenarios de los últimos cien años no son otros que los herederos del bucanero norteamericano William Walker.

2. Ante tantas conspiraciones del Norte, el gobierno nicaragüense tuvo que fortalecer su marco legal para limitar el intervencionismo occidental. En abril de 2018, la reforma del sistema de pensiones fue el espacio propicio para que se intentara consumar, lo que desde el 2007 se venía preparando a través del financiamiento de ONGs, utilizando el caballo de Troya denominado “Democracia y. Derechos Humanos”, un golpe de Estado para derrocar a un gobierno legítimo, pero otra vez “Sale el gringo apabullado” gracias al respaldo popular con el que cuenta el FSLN. Este intento de desestabilizar a este pequeño valiente país centroamericano a través del financiamiento de grupos y movimientos que mediante los tranques asesinaron, violaron y torturaron, volvió a poner de manifiesto que las políticas expansionistas y de control estadounidenses no son cosa de antaño.

3. Las investigaciones, e incluso los principales medios de comunicación, han tenido que reconocer que este movimiento de inspiración terrorista fue financiado por Estados Unidos, coordinado y preparado por la USAID y diversas ONG que, bajo la apariencia de defender los derechos humanos, aplican por la fuerza las directrices estadounidenses. Este es un modus operandi de larga data, que el Sr. Soros ya ha reproducido en muchos países.

4. Este perverso sistema de financiación tiene como objetivo la desestabilización, utilizando a la oposición a radicalizar sus discursos incendiarios, pues de lo contrario dejaría de beneficiarse de la masa de dólares prometida por sus jefes. Por eso piden una invasión militar de su país o sanciones económicas. Se trata de delitos, lo que explica las detenciones. Asimismo, la financiación de la oposición política por parte de Estados Unidos se considera ilegal, ya que su único objetivo es desestabilizar el país y someterlo a los intereses extranjeros, principalmente norteamericanos.

5. Lamentamos que los diputados europeos sigan la línea política de la oposición nicaragüense, que no tiene nada que ofrecer sino convertirse en lacayo de Estados Unidos. La Unión Europea debe volver a tener una política exterior propia. En lugar de interferir por motivos humanitarios, debe aplicar el derecho internacional que reconoce la soberanía nacional y promueve la paz. Además, observamos que la indignación de los eurodiputados es especialmente selectiva y está en consonancia con la posición más derechista de Estados Unidos.

6. En lugar de aullar con la jauría, los diputados harían bien en analizar lo que ha sido la política de injerencia de Estados Unidos en las últimas décadas: una política de muerte y masacre, de empobrecimiento y sumisión. Todo ello fue financiado, en los años 80, por el tráfico de cocaína organizado por la CIA entre Colombia y Estados Unidos y por la venta de armas a Irán. Se trata del famoso portal Irán-Contra, condenado por el Tribunal Internacional de Justicia.

7. Una realidad inevitable e indiscutible es que el tío Sam, trabajando a través de sus ONGs u organismos regionales, sigue con sus pretensiones de sumisión completa por parte de los países de Latinoamérica, y de su estrategia que acabar con cualquier destello de ideas progresistas que sean un mal ejemplo para la región, hemos sido testigos de lo que ha sucedió con Dilma y Lula en Brasil, Cuba agredida desde hace 60 años, Venezuela asediada y recientemente el apoyo abierto a un golpe de Estado en Bolivia con que moral pueden hablar de democracia. El Yaqui sabe que la unidad hace la fuerza y que una Latinoamérica socialista y unida aun más.

Bruselas 07 de Julio de 2021

arlac

arlac