Temerarios montadores de toros de todos los puntos del territorio nacional se dieron cita en la barrera instalada en La Cruz del Paraíso, lugar donde iniciaron oficialmente este domingo las festividades de celebración a Santo Domingo de Guzmán, Patrono de los capitalinos.

Armados de mucho valor, los competidores demostraron sus destrezas sobre el lomo de bravas bestias, quienes a su vez, no dudaron en hacer caer a los competidores en pocos momentos.

Tanto los espectadores acostumbrados a ese tipo de eventos, como a los aficionados, disfrutaron de un espectáculo cargado de emoción y suspenso.

Juan Rodríguez con 52 años, recordó que desde que tienen memoria, los toros han sido una actividad intrínseca a la celebración del santo patrono de los managuas.

Asimismo, Eyner Lacayo, dijo que participa con su hijo mayor. “A nosotros nos gusta la montadera, los chinamos, por eso que siempre venimos”, agregó.

“Este día estamos en la Roza del Camino y nos venimos para acá porque todos los años vengo con mis hijos y vamos también al primero de agosto, a ver qué tal las corridas”, expuso Yamil Martínez.

El joven padre de familia, que dijo ser descendiente de una familia chontaleña y tener a las corridas en la sangre, aseguró también que las festividades patronales, se han desarrollado con mucha tranquilidad y espera que continúen así durante el tiempo que falta.

Aracely Pérez, opinó que las corridas, como muchas otras actividades hoy en día, pueden ser desarrolladas por hombres y mujeres en igual medidad. “Todo es que le guste a uno esto, (el rodeo es) buenísimo, nunca he montado porque siempre está un poquito de temor, pero me gusta observar, me gusta que el toro sea bueno”, expresó.

“Me gusta que el toro corra, que golpeé, porque si no para mí no es un toro bueno”, formuló Pérez.