El Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera ‘La Mascota’, inició la IV Jornada de Prevención de la Ceguera Infantil, cuya meta apunta a reducir este duro flagelo que va en detrimento de la niñez nicaragüense.

Oftalmólogos voluntarios y el Club Rotario Managua-Tiscapa se han sumado a esta lucha de amor y solidaridad para hacer frente a este mal que aqueja a miles en Nicaragua y el mundo.

María José Córdova, Oftalmóloga voluntaria, sostuvo que ha sumado esfuerzos para dar consulta externa porque son alarmantes las estadísticas que ha emitido la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Cada año nacen 800 niños con desviación de los ojos, bizquera o estrabismo; 200 niños con cataratas congénitas, otros 200 con glaucoma, y un 5% de la población son niños que tienen otro tipo de problemas, como oclusión de sus vías lagrimales y problemas de refracción”, advirtió la especialista.

Córdova, sostuvo que si los oftalmólogos detectan el problema a tiempo se puede evitar la ceguera permanente en los niños. Además refirió que al contrario de las personas adultas, los pequeños, si no se les asiste inmediatamente, pueden quedar ciegos de forma irreversible.

“Si el niño tiene el ojo desviado puede perder la visión, porque puede tener cataratas, parásitos o alguna inflamación dentro del ojo, y si no se atiende a tiempo, puede quedar ciego permanentemente”, indicó.

Asimismo, señaló que hay muchos niños que por la falta de educación, juegan con palitos, con varillas, y se llegan a accidentar y presentan traumas; o bien los mandan a trabajar al campo y se les meten partículas al ojo, y todo eso puede producir úlceras en la córnea, o traumas oculares que también provocan ceguera permanente.

Cómo saber si el niño debe ser chequeado por un oftalmólogo

La experta, precisó que el problema que hay en Nicaragua es que los niños son vistos por un optometrista, sin embargo cuando se les detecta algo diferente en los ojos, deben de ser referidos directamente al oftalmólogo para que primero sean evaluados, y hasta luego puedan, o no, usar lentes.

“Es importante estar atentos con nuestros niños, ver si tienen caído el párpado, si tienen los ojos rojos, si tienen caspita en las pestañas, si se acercan mucho para ver el cuaderno, si dicen que no ven de largo, si tienen los ojos desviados, si tienen un reflejo blanco en el ojo (o pupila de gato), o si presentan dolor”, sugirió la oftalmóloga, quien además detalló que las consultas externas en el Hospital La Mascota se hacen frecuentemente los miércoles a las 11 de la mañana, siendo política de este Gobierno Sandinista la garantía de acceder de forma gratuita a las mismas.

Liseth Estrada, quien llevó a su pequeña a esta IV Jornada de Prevención de la Ceguera Infantil, expresó su agradecimiento “por el esfuerzo que hace este hospital y los médicos voluntarios para atender con calidad y calidez a los pequeños pacientes”.

El doctor Freddy Castillo, Director del Hospital ‘La Mascota’, reconoció enormemente el apoyo que también ha dado el Club Rotario Managua-Tiscapa, cuya directiva, de forma solidaria, se ha mostrado preocupada por hacer posible la constante lucha para prevenir la ceguera en los niños y niñas de Nicaragua.