El papa Francisco hizo este sábado un llamado al diálogo para el respeto mutuo y la construcción de la reconciliación dentro del catolicismo. "Hoy se apuesta por el diálogo o todos perdemos", expresó el sumo pontífice.

En una reunión con políticos, diplomáticos, líderes comunitarios, intelectuales, empresarios, artistas y líderes de las principales comunidades religiosas de Brasil, Francisco señaló que considera "fundamental para afrontar el presente el diálogo constructivo", agregó que entre la indiferencia egoísta y la protesta siempre hay una opción posible, el diálogo".

El sumo pontífice señaló que cuando los líderes "de los diferentes sectores" le piden consejos, su respuesta siempre es la misma, "diálogo, diálogo, diálogo", en este sentido, "enfatizó que el mundo no es posible sin conversaciones constructivas, y que la única manera que los pueblos avancen es con la cultura del encuentro, "una cultura en la que todo el mundo tiene algo bueno que aportar y todos pueden recibir algo bueno en cambio", insistió.

Exaltó el valor de la originalidad dinámica que caracteriza la cultura brasileña con su extraordinaria capacidad para integrar elementos diversos "el común sentir de un pueblo, las bases de su pensamiento y su creatividad, los principios básicos de su vida, los criterios de juicio sobre las prioridades, las normas de actuación se fundan, se fusionan y crecen en una visión integral de la persona humana".

Mencionó además que el futuro exige la tarea de rehabilitar la política, "que es una de las formas más altas de la caridad", y sostuvo que el "futuro nos exige una visión humanista de la economía" y una política "que logre cada vez más y mejor la participación de las personas, evite el elitismo, y erradique la pobreza, que a nadie le falte lo necesario y que se asegure a todos dignidad, fraternidad y solidaridad", enfatizó que este es el camino correcto.

Francisco indicó que esas son su palabras de "preocupación como pastor de iglesia, y de respeto y afecto que tengo por el pueblo brasileño". Cerró la misa bendiciendo a los presentes y "de corazón" pidió a Dios que los bendijera.

El Papa inició el lunes su visita oficial a Brasil, la primera al continente latinoamericano desde que fue elegido papa de la Iglesia católica.

En su periplo, el sumo pontífice ha estado en varios lugares de Río y de Sao Paulo predicando bendiciones; aunque su viaje ha generado diversas protestas en contra del gasto público que generó la visita para el país suramericano.