Académicos, funcionarios del Ministerio Agropecuario y Forestal (MAGFOR), del Ministerio de Economía Familiar, Ministerio de Salud (MINSA) y otras instituciones que tienen que ver con el desarrollo integral del país, participan de la primer Maestría Interinstitucional en Biotecnología desarrollada en Nicaragua, inaugurada este viernes en la UPOLI.

Los académicos desarrollarán investigaciones sobre temas concretos, que contribuirán en el desarrollo del Plan Nacional de Desarrollo Humano y de Biotecnología que se ha propuesto el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

Para Omar Halleslevens, Vicepresidente de la República, y encargado de brindar el discurso de apertura de la nueva maestría, la importancia del desarrollo de la biotecnología, es porque representa un elemento de gran relevancia y que tiene que ver con todos los aspectos de desarrollo en el país,

“Tenemos también un plan nacional de biotecnología y a la par de ello tiene que ir caminando la preparación del recurso humano. Esa preparación del recurso humano está plasmado en lo que es esta primer maestría interinstitucional, como un esfuerzo de las universidades, del gobierno, a través de la vicepresidencia y como una gran necesidad que hay; de que Nicaragua entera, nuestro recursos humanos cada vez se califiquen mejor”, aseguró.

En ese sentido, el Vicepresidente aseguró que “(Los ganadores) somos todos, ganan la persona, gana la institución y gana el país, la nación, la sociedad”.

Igualmente, Telémaco Talavera, Presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), expresó que la biotecnología es un componente crucial en el desarrollo, tanto para Nicaragua, como para el mundo entero. Para que el país centroamericano logre ser competitivo, se requiere desarrollar su capacidad humana, científica y tecnológica.

“Para aprovechar los adelantos del mundo, para poder elevar productividad, calidad, inocuidad, para mejorar los procesos e incluso para resolver problemas de carácter ambiental, para mejorar problemas de carácter de salud, para aprovechar la enorme biodiversidad que tienen Nicaragua, pero también hacer uso de las herramientas biotecnológicas”, sostuvo.

Igualmente, Paul Oquist, Secretario de la Presidencia para Políticas Nacionales, centró la importancia de la materia, en el papel que juega para garantizar la eficiencia en la producción y los factores climáticos que se viven en el mundo, como efecto de la globalización.
“Esta maestría es fundamental porque la biotecnología es un elemento fundamental hoy en día, de la transformación productiva, la transformación de la salud y es muy importante para la adaptación al cambio climático”, aseguró Oquist.

Para enfrentar esos cambios, se necesita mucho conocimiento sobre las formas de producción agrícola, el desarrollo variedades de granos que puedan resistir mejores temperaturas, menores precipitaciones y es en donde la materia de la biotecnología juega su papel, sobre todo ahora, que esos son los principales desafíos de este nuevo siglo, relató el asesor.

Por tal razón, el gobierno sandinista se ha planteado la capacitación y formación de los profesionales y técnicos necesarios para mejorar la producción. “Se está trabajando fuertemente con sectores, con el CNU, con las Universidades, buscando como producir los profesionales técnicos superiores y técnicos medios que requiere el desarrollo de Nicaragua”, argumentó.

La maestría, está siendo implementada por la Universidad Nacional Autónoma de León (UNAN-León), la Universidad Nacional Autónoma de Managua (UNAN-Managua), la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI), la Universidad Nacional Agraria (UNA), el apoyo de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y trabajando conjuntamente con la Vicepresidencia de la República a través del Conicyt Consejo Nicaragüense de Ciencia y Tecnología (CONICYT) y el CNU.
.