Humberto Vargas Carbonell, Secretario general del Partido Vanguardia Popular (PVP) de Costa Rica, expresó su solidaridad con Nicaragua y condenó las agresiones de Estados Unidos contra nuestro país con la complicidad de las élites de poder costarricenses durante una entrevista virtual este lunes en la Revista En Vivo, por el compañero Alberto Mora.

El compañero Vargas Carbonell desde su más temprana adolescencia tuvo estrecho contacto con el Comandante Carlos Fonseca Amador y siempre ha estado en la primera línea denunciando las injerencias de Estados Unidos contra Nicaragua, explicó el compañero Alberto Mora.

Recientemente, el PVP emitió un comunicado en solidaridad con Nicaragua y denunciando los intentos imperiales de someter a nuestro pueblo y a los demás pueblos de América Latina.

El compañero Alberto Mora comenzó la entrevista pidiéndole a Humberto Vargas Carbonell un comentario sobre la denuncia que él y su partido hicieron con motivo de la reciente visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, a Costa Rica, en la que expresaron que ese tipo de emisarios como Blinken, al que llamaron “mensajero de la muerte”, nunca transmiten mensajes de paz alertando además que Estados Unidos estaba utilizando a Costa Rica como base para agresiones contra otros pueblos de América Latina.

Blinken, “mensajero de la muerte”

Efectivamente”, respondió el compañero Vargas Carbonell, “nuestro partido, antes de que llegara el señor Blinken, denunciamos sus propósitos, porque no se necesitaba ser un adivinador para tener una idea de qué se trataba” su visita.

Esa visita llena de zalamerías y endulzada con palabras suaves era una visita criminal dirigida principalmente contra Nicaragua. ¿Qué es lo que le molesta a Estados Unidos de Nicaragua? A Estados Unidos sobre todo le molesta “la dignidad de un pueblo que quiere ser libre y soberano”, dijo el líder popular costarricense.

Sobre la hipocresía del mensaje del representante estadounidense, Vargas Carbonell comentó que sus discursos sobre la independencia y la igualdad entre los Estados se convierten en retórica vacía cuando se mira cómo en la práctica los Estados Unidos tratan a otros pueblos del mundo que quieren ser libres, no solo en América Latina.

Agresiones imperiales son genocidas

En lo que respecta a Nicaragua, Cuba, Venezuela, dijo que por estar más cerca y compartir el mismo idioma, nos duelen profundamente este tipo de agresiones brutales de los yanquis (…) y creo que es correcto decir que es un genocidio, porque es una labor de exterminio, no contra una determinada persona” sino que afectan a toda la población sin distinción. “¿Por qué se ataca a Cuba, por qué se le quita la posibilidad de producir masivamente las vacunas? (…) ¿Por qué (atacan) al pueblo de Venezuela? ¿Y por qué ahora parece que enderezan sus baterías contra el pueblo nicaragüense?”, preguntó.

Según Vargas Carbonell, la llegada de Blinken a Costa Rica fue “como si se hubiera apretado un botón para poner autómatas a funcionar”.

“En realidad lo que despertó (la visita del secretario de Estado estadounidense) fue el carácter infame de la alta burguesía de este país hacia Nicaragua. Dijo que a Nicaragua le quieren cobrar el sentido de dignidad de su pueblo, y “de tener al frente un Gobierno que quiere representar los intereses del pueblo sin someterlos a ningún otro sojuzgamiento”.

Para el Secretario general del Partido Vanguardia Popular de Costa Rica, “los yanquis, a pesar de sus problemas, siguen pensando en una hegemonía”, sostuvo.

“No perdonan a los pueblos libres” y eso hace que “las aspiraciones de libertad (de los pueblos) tienen que pagarse con enormes sacrificios”.

Blinken activó a la “derecha imbécil” de Costa Rica

Sobre la campaña de mentiras sobre Nicaragua desde Costa Rica, dijo que “Blinken, al entrevistarse con el gobierno de Carlos Alvarado y poner en funcionamiento a toda la derecha imbécil de este país, efectivamente, es como si hubieran apretado un botón y hubieran puesto un montón de autómatas a funcionar. Expresidentes, figurones, diputados, etcétera” se sumaron al coro contra nuestro país. Sobre la expresidenta Laura Chinchilla, comentó que con respecto a Nicaragua, ella ha olvidado toda dignidad propia de las mujeres que se respetan asímismas, y ha utilizado un lenguaje absolutamente impropio para dirigirse al Comandante Daniel Ortega”.

Vargas Carbonell deploró cómo la gran burguesía tica le ha hecho “el servicio al imperialismo en las causas contra la libertad del pueblo de Nicaragua, y del Frente Sandinista de Liberación Nacional, que es su vanguardia comprobada”. Dijo que Costa Rica carga con una “vergüenza histórica” con respecto a Nicaragua, ya que su país llegó a ser “una base de la Central de Inteligencia Americana en los años 80 cuando el escándalo Irán-Contras. “La finca de un agente de la CIA (en Costa Rica) luego se convirtió en un centro donde llegaban armas para la Contra y los aviones regresaban cargados de cocaína".

Respeto al esfuerzo del pueblo nicaragüense

Dijo que, ese “tráfico indecente” contra el pueblo de Nicaragua se realizó “con la complacencia de la burguesía de este país. Armas por cocaína se cambiaban en suelo costarricense, esa es una muestra de la inmoralidad esencial del imperialismo norteamericano. Por eso nosotros defendemos las ansias de libertad (del pueblo nicaragüense) y la capacidad alcanzada bajo la conducción del comandante Ortega y el pueblo de Nicaragua (...) botó una dictadura cruel para construir una nueva sociedad”, agregó, observando que “Carlos Fonseca está vivo, su influencia se siente. Carlos está vivo en los sandinistas auténticos de hoy (…) Nuestro respeto por su enorme esfuerzo”.

El compañero Alberto Mora recordó, en referencia a difícil camino del pueblo nicaragüense para alcanzar su libertad, que el fallido intento de golpe de 2018 le hizo sufrir al pueblo actos de violencia, terrorismo, quema de personas, pérdidas económicas. En ese sentido, le pidió su opinión al compañero Vargas Carbonell.

A mí como costarricense me duele profundamente que los criminales que perpetraron esos actos, que intentaron el golpe que fracasó, pero lo intentaron cometiendo delitos gravísimos, fueron recibidos en este país, por este Gobierno, como héroes. Y hasta a una mujer llamada ‘La Chilindrina’ la presentaban como si fuera una heroína extraordinaria. Todo eso nos avergüenza y es también un acicate para nosotros, para nuestro partido y para nuestra gente, y para muchos otros, en la lucha para esta solidaridad” con Nicaragua, comentó.

Dijo que “para nosotros, la solidaridad con el pueblo nicaragüense se ha convertido en un imperativo ético, y seremos siempre consecuentes con ese imperativo ético, que no es solo político”.

Costa Rica en manos de una burguesía corrupta

Sobre la situación de Costa Rica, afirmó que la corrupción de las capas más altas de la burguesía se ha convertido en factor central del empobrecimiento del pueblo”. Con los últimos escándalos de corrupción comentó que eso no es nuevo, ya que “podredumbre de la burguesía la hemos denunciado siempre”, con las revelaciones recientes “se le quitó la tapa a la pestilencia”, y que la burguesía tica “es una burguesía proyanqui fanática que “todo lo que se construyó en los años 40 lo está destruyendo este gobierno”.

Estados Unidos no puede hablar de democracia

Al ser preguntado por Alberto Mora sobre las pretensiones estadounidenses de intervenir en el proceso electoral del país, el compañero Vargas Carbonell criticó duramente a la OEA y a su Secretario general Luis Almagro.

Por supuesto que es un abuso inadmisible. Es una bota sobre la dignidad de los pueblos”, dijo Vargas Carbonell, quien además pasó a criticar duramente a la OEA, a la que llamó “Ministerio de Colonias” de los Estados Unidos y a su Secretario general, Luis Almagro, al que calificó de “un asco”. El Secretario general del PVP de Costa Rica acusó al canciller de su país de conspirar junto a Almagro durante el golpe de Estado contra Evo Morales en 2019 en Bolivia.

Cuestionó la autoridad moral de Estados Unidos en erigirse en calificador de las elecciones en los otros países. “Me parece importante que sancionemos a los gringos por su sistema electoral”, ironizó, y puso como ejemplo que el sistema electoral estadounidense, en el que son los miembros del Colegio electoral y no los votantes, los que eligen al presidente, lo que resulta que a menudo gana el candidato que saca menos votos.

En Estados Unidos, “el voto popular no vale”, dijo, ya que tiene “un sistema alambicado y absolutamente antidemocrático porque el voto popular queda subordinado” a los 270 miembros del colegio electoral. También hizo referencia a los millones de personas sin techo que viven en ese país, al hecho de que Estados Unidos es la única potencia que ha usado armas nucleares y a la discriminación racial que impera en ese país donde, por ejemplo, los puertorriqueños no tienen derecho a participar en la elección presidencial.

Costa Rica puede convertirse en una base contra Nicaragua

El compañero Alberto Mora preguntó a Vargas Carbonell acerca de la advertencia que había hecho de que Costa Rica se convertiría en una base contra nuestro país.

El dirigente tico respondió que “Eso tememos. Supuestamente con el pretexto del narcotráfico tienen ahí unos buques supuestamente luchando contra el narcotráfico, pero como usted sabe, es puro teatro, un teatro indecente para engañar a los pueblos, no hay tal lucha contra el narcotráfico. Acaban de agarrar aquí a un grupo importante de exportadores de cocaína a Europa. ¿Ydeay? Esa cocaína viene por el mar, y el tal ‘patrullaje conjunto’, que le llaman, con barcos de los Estados Unidos ha demostrado ya su ineficacia (…) Estados Unidos tiene 7 o 9 bases, según diversas opiniones, en Colombia, y casi el 100 por ciento de la cocaína que se produce en el mundo se produce en Colombia”.

Estas son las realidades a las que es necesario ponerles mucha atención porque (…) después de las armas nucleares, el arma de los Estados Unidos es la inmoralidad para mentir y para engañar a los pueblos”, afirmó.

Dijo el dirigente popular costarricense que “aquí en Costa Rica hay una campaña brutal contra Nicaragua, pero en las elecciones de Nicaragua hay partidos de oposición, contrario a Costa Rica, donde no hay candidatos de oposición en la elecciones. Calificó la campaña contra Nicaragua de “indecente” y a su vez denunció que existe una campaña de odio contra el Frente Sandinista.

Finalizó reflexionando que esta campaña no está basada en argumentos. “Si hubiera una observación seria, que se pueda escuchar con respeto… pero lo que hay es un basural de palabras para quedar bien con el imperio”, dijo.