El maquinista que conducía el tren Alvia siniestrado cerca de Santiago de Compostela solía jactarse en Facebook de la velocidad que usualmente alcanzaba durante su trabajo. "No puedo correr más, si no me multan", bromeó el conductor en 2012.

El maquinista, Francisco José Garzón Amo, publicó este mensaje el 8 de marzo de 2012 en Facebook junto con una fotografía de un velocímetro de tren que marcaba 200 kilómetros por hora. Garzón no especificó si alcanzó esa cota en un tramo permitido, pero sí hizo un par de comentarios dirigidos a los controladores del tráfico.

Cuando uno de sus contactos le alertó: "Chacho que vas a toda ostia frenaaaaaaa", Garzón le respondió: "Estoy en el límite, no puedo correr más, si no me multan". Después otro contacto le recuerda que "como te pille la Guardia Civil te quedas sin puntos", a lo que el maquinista responde: "Qué gozada sería ir en paralelo con la Guardia Civil y pasarles haciendo saltar el radar". "Je je, menuda multa para Renfe", añade Garzón.

Su cuenta en Facebook fue borrada, pero algunos usuarios lograron hacer previamente varios "pantallazos".

Al analizar la actitud del conductor, los periodistas también han conseguido obtener otra confesión de Garzón, quien ya reconoció que era responsable por el exceso de velocidad del tren descarrilado. Cuando sucedió el hecho cerca de Santiago de Compostela y el hombre herido estaba hablando por el móvil con el servicio de emergencias, dijo que "tenía que ir a 80 y voy a 190".

También se sabe que Garzón, que lleva 30 años trabajando en Renfe, pulsó el botón que comunicaba que había recibido la advertencia de que iba por encima de la velocidad permitida.

Los expertos acentúan que el tren Alvia descarriló tras abandonar las vías reformadas a finales del 2011 para recibir AVE y pasar a enfilar un tramo del trazado antiguo, donde la velocidad debía de ser limitada.

El tren Alvia con 218 pasajeros descarriló el pasado miércoles en Santiago de Compostela. Al menos 80 personas han muerto, más de 100 pasajeros han resultado heridos.