Un total de 21 pequeñas empresas de cuatro municipios del departamento de Masaya obtuvieron un reconocimiento tras haber pasado un proceso de aprendizaje de dos años que les llevó a optimizar recursos, ser más eficientes en la producción y reducir los impactos ambientales.

Estas 21 empresas recibieron su reconocimiento este miércoles en Masaya por parte del alcalde de este municipio, ingeniero Orlando Noguera; del alcalde de Niquinohomo, Marlon Muñoz; y por el ingeniero César Barahona, director del Centro de Producción más Limpia de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), entre otros.

El alcalde Noguera destacó el proceso de mejoramiento continuó a través de la producción más limpia en que se involucraron las 21 pequeñas empresas durante dos años, tiempo en el cual persiguieron hacer posibles conceptos importantes como productividad, eficiencia, los cuales deben ser un desafío para permitir ser más competitivos en el mundo globalizado de hoy.

Mientras tanto el Ingeniero Cesar Barahona, director del Centro de Producción más Limpia, de la UNI, afirmó que las 21 empresas convocadas son del municipio de Masaya, de San Juan de Oriente, de Niquinohomo y de Catarina, las que han estado trabajando en los últimos dos años en la reducción de sus impactos ambientales, en el aumento de la rentabilidad y en la mejora de la competitividad.

“Estas empresas han sido objeto de un proceso de capacitación para lograr que puedan implementar medidas que traigan como resultados que la empresa se vuelva más rentable, más competitiva, que avancen para que la economía del municipio esté basada en el crecimiento económico y en la protección del medio ambiente”, expresó el compañero Barahona.

Beneficios empresariales y al medio ambiente

En ese sentido dijo que las 21 firmas evaluadas lograron obtener un reconocimiento especial por la municipalidad por todos los beneficios que trajeron al medio ambiente, en tanto que recordó que el proyecto fue financiado con el apoyo de la Agencia Austríaca para el Desarrollo.

Entre tanto, Sonia López, de Tapices Luis, manifestó “este reconocimiento significa mucho más compromiso del que teníamos, es alagador para nosotros los empresarios y nos hace más eficientes y trabajar más limpio”.

Señaló que la empresa que dirige tiene más 60 años de trabajar confeccionando tapices y que también crea banquitos de madera.

Por su lado María Eugenia Guerrero, del restaurante Carolina de Catarina, expresó que el reconocimiento entregado les motiva a seguir con su trabajo, mejorando el negocio, capacitando mas al personal, haciendo uso racional del agua, de la luz, además separando las basuras y haciendo comparación entre las ventas y las basuras para reducir los márgenes de desperdicios.

Mientras tanto Pedro Guerrero del Club de Empresas Eco eficientes, explicó que pasar los dos años fue un trabajo arduo pero provechoso por la capacitación que les fue impartida, con lo cual mejoraron los procesos de producción y se hicieron más eficientes y rentables, además que más amigables con el medio ambiente, ahorrando incluso combustible hasta en un 37 por ciento.