¿Sistema revolucionario, copia de otros, adaptación de los nuevos tiempos? El televisor se ha convertido en un gran reto para las empresas tecnológicas en función del cambio de hábito de consumo de televisión entre los televidentes, cada vez más hiperconectados. Chromecast es el nuevo dispositivo presentado por Google y podríamos considerarlo el heredero del Nexus Qy un competidor para el Apple TV.

Básicamente, se trata de un aparato que reconoce los contenidos de «tablets» y «smartphones», independientemente de su sistema operativo, y lo traslada a la televisión. Una opción que conecta ambos mundos, televisor y dispositivo móvil, cada vez más en el bolsillo y manos de los usuarios.

Entre las ventajas se cuenta varios aspectos. Solo cuesta 35 dólares, cifra asequible para todos los bolsillos, en detrimento de los más de 100 que cuesta el producto de la firma de la manzana. Para conectarlo, solo se necesita la conexión HDMI en los televisores. Otro valor añadido es su tamaño, ya que es muy pequeño, similar a un pendrive. En ese sentido, AirPlay de Apple requiere de tener Apple TV, que cuesta más de cien euros, así como un dispositivo, ya sea iPhone o iPad.

Otra de las ventajas de Chromecast es su esencia multiplataforma y funciona con todo tipo de sistemas, incluso con iPhone o iPad. Podrá reproducir, de momento, los contenidos de las plataformas YouTube, Netflix y la música de Pandora; además de cualquiera que provenga de Chrome. Además, se podrán consultar los correos, apagar el televisor desde el móvil, pausar la imagen o cambiar el volumen. Si el usuario necesita hacer otra tarea en su móvil, puede hacerlo pues no afecta a lo que se está reproduciendo en la televisión.

Lo que podría ser una ventaja, luego se vuelve un problema, ya que Chromecast tiene menos compatibilidades y soporta menos aplicaciones que su rival. El sistema del gigante de internet -recordamos, internet- tiene muchas más limitaciones para reproducir contenidos en la televisión que el producto de la compañía de Cupertino. El caso es que solo sirve como transmisor de contenidos y archivos y no incluye servicios nativos, tan solo los servicios de Google. Otra de las grandes posibilidades del «invento» de Google es que requiere de menos dispositivos y plataformas para beneficiarse de sus posibilidades, pero tampoco existe posibilidad de reproducir archivos locales.

Google ha preparado un kit de desarrollo para que los desarrolladores puedan modificar sus sitios web o construir aplicaciones para que sean compatibles con Chromecast y permitan hacer «streaming» al dispositivo. La visión de futuro será que los usuarios de dispostivos móviles vuelvan a convertirse en televidentes. ¿Será una amenaza para Apple TV? ¿O, pensándolo, afectará al uso de las Smart TV?