El documento presentado es un informe técnico elaborado por científicos nicaragüenses, entre ellos el Dr. Jaime Incer Barquero, de Fundenic-SOS, cuyo contenido es la valoración de los impactos ambientales sobre el Río San Juan por la construcción de la carretera.

“Contiene las pruebas contundentes que sustentan las denuncias que estas dos organizaciones hemos hecho sobre los daños que la carretera costarricense está provocando o ha provocado al ser construida a la orilla del Río San Juan”, manifestó el Dr. Barquero.

Según Barquero, el documento consta de tres aspectos, el primero relacionado las violaciones de los convenios y tratados del derecho internacional, reglamentos, normativas y convenios centroamericanos, entre otros, el segundo está vinculado a la construcción de la carretera misma, una carretera que fue hecha construida a la ligera sin tener en cuenta los estudios de impacto ambiental e irrespetando los parámetros más elementales de la construcción de carretera, y un tercer aspecto son las afectaciones ambientales en la vida acuática y terrestre de la fauna del Río San Juan.

“Son de gran contundencia las pruebas para poder decir que Costa Rica violó todo el ordenamiento jurídico mundial, regional y su propio ordenamiento jurídico. Y con ello nosotros estamos probando que efectivamente tenemos la razón en la defensa del Río San Juan no solamente desde el punto de vista legal, sino desde el punto de vista de los argumentos técnicos, es una zona ecológicamente frágil, es una zona protegida a nivel mundial, porque todo el Río San Juan es un sitio Ramsar”, expresó Rosario Sáenz Ruiz, directora ejecutiva de Fundenic-SOS.

Camilo Lara, aseguró que la documentación presentada brindará más soporte técnico sobre el caso y que ahora resta esperar que la Corte Centroamericana dé el espacio que corresponda para lo que es la oratoria pública y determine la sentencia que corresponde probablemente en el mes de mayo.