La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, valoró que en Nicaragua "exigimos respeto a nuestros procesos soberanos, respeto a nuestras decisiones soberanas y respeto al pueblo nicaragüense".

"Vamos adelante y vamos adelante con mucha dignidad, con mucho espíritu, con mucha coherencia. Somos consecuentes, somos serios, somos responsables. Representamos con responsabilidad y seriedad a este pueblo nuestro que somos todos. Nosotros todo orgullo nicaragüense es el que mostramos en cada una de nuestras actividades que celebramos con alegría. Somos un pueblo alegre, somos un pueblo digno, un pueblo bendito y somos un pueblo privilegiado porque vivimos en valores de familia, cultura de familia, de comunidad, de bien común, de cariño, amor al prójimo, amar al prójimo, amarnos los unos a los otros dijo Cristo Jesús, es lo que tratamos de hacer todos los días", expresó.

"Siempre sabemos que el ser humano en este plano tiene imperfecciones, nadie es perfecto, pero tratamos y vamos avanzando en esa lógica cotidiana de entendimiento, de fortalecimiento de una cultura de paz, de encuentro, de convivencia armoniosa alrededor de nuestros propios valores culturales, sociales, políticos, nuestros modelos de desarrollo son propios, somos soberanos, no somos tutelados por potencia alguna, somos soberanos, tenemos dignidad, tenemos sentido de nación, de honor nacional, de decoro nacional", agregó.

Reiteró que "vamos adelante con toda la fortaleza de la alegría, porque la alegría es una fortaleza, vivir con alegría, vivir con dignidad, y vivir seguros de lo que estamos haciendo, de lo que vamos haciendo, asegurando respeto a nuestra Nicaragua bendita, respeto entre nosotros, respeto sobre toda nuestra Nicaragua bendita además del respeto entre nosotros porque el respeto al derecho ajeno, se lo decimos a quienes pretenden violentar esa norma, el respeto al derecho ajeno es la paz. Queremos, exigimos respeto a nuestros procesos soberanos, respeto a nuestras decisiones soberanas y respeto al pueblo nicaragüense, que a lo largo de toda nuestra historia hemos demostrado capacidad, fortaleza, nobleza, espíritu de lucha, de vencimiento, de victoria y lo decimos como pueblo bendito, como pueblo de Dios".