Continuar uniendo esfuerzos en la lucha frontal contra el crimen organizado trasnacional y el narcotráfico, así como mantener apresto operacional a las Unidades Humanitarias y de Rescate, y continuar desarrollando los cursos especializados de oficiales y el adiestramiento del personal de las Unidades de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, fueron algunos de los acuerdos alcanzados por los miembros del Consejo Superior de la Conferencia de Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC) en ocasión de celebrar su XXVIII Reunión Ordinaria.

El General Julio César Avilés Castillo, jefe del Ejército de Nicaragua, institución que posee la presidencia pro tempore de este organismo, afirmó que durante el encuentro se abordaron temas de relevancia significativa para los países miembros de la CFAC y se destacaron las fortalezas en las confianza existente y la alta cooperación entre fuerzas armadas centroamericanas, el trabajo de coordinación existente y los resultados obtenidos en la lucha contra la narcoactividad y el crimen organizado.

Especificó que otra de las temáticas abordadas fueron las capacidades desarrolladas por cada uno de los países en lo que respecta a la Unidad Humanitaria de Rescate, a fin de que además de responder ante situaciones de emergencia para proteger a la población, estén en capacidad de ayudarse mutuamente y socorrer a pueblos hermanos cuando la naturaleza o situaciones extraordinarias lo demanden.

“Definitivamente que la integración nos fortalece a todos como región, favorece las acciones que llevamos a cabo como fuerzas armadas en bienestar de nuestros pueblos en las áreas que se han mencionado anteriormente como la lucha contra el narcotráfico, la delincuencia transnacional, pero también no menos importante cuando ocurren los desastres naturales nosotros podemos aunar esfuerzos y de manera conjunta poder socorrer a nuestros pueblos es uno de los temas de mayor trascendencia que se ha venido tratando en la reunión y de las cual se benefician todas las sociedades”, indicó el Mayor General Ismael Alvarado, viceministro de Fuerzas Armadas de República Dominicana.

El Vicealmirante Tyron Hidalgo Cáceres, viceministro de Marina de Guatemala, dijo que en el encuentro se pudieron conocer las estadísticas y de alguna manera reorientar aquellas estrategias que se están desarrollando en la región para mitigar los daños producto de los fenómenos antropogénicos y meteorológicos que afectan a la región y unir esfuerzos para continuar en la lucha contra el narcotráfico.

Fuerzas armadas trabaja en mantener Golfo de Fonseca como zona de paz

El General Avilés aseveró que en la XXVIII Reunión de la CFAC se abordó la declaratoria del Presidente Comandante Daniel Ortega Saavedra, que señala que el Golfo de Fonseca debe ser una zona de paz, desarrollo y seguridad, y que se está actuando en esa dirección.

Precisó que fue aprobada la propuesta de Guatemala de incluir a las reuniones de integración y coordinación de comandantes Fronterizos, a un representante de las fuerzas aéreas y navales de cada país para buscar como las operaciones sean coordinadas con mayor integralidad.

“Efectivamente el Golfo de Fonseca tiene una dinámica propia y una alta coordinación tanto con las fuerzas armadas y navales de El Salvador, Honduras y Nicaragua, y ahora a partir de los acuerdos del Consejo Superior estaremos nosotros enfocados en tratar esfuerzos en lograr una mayor coordinación en otros espacios geográficos centroamericanos en los límites fronterizos de tierra, mar y espacios aéreos, fundamentalmente para la lucha contra el narcotráfico y estar en capacidad de asistir emergencias en espacios territoriales”, puntualizó Avilés.

Por su parte, Carlos Roberto Funes, viceministro de Defensa de El Salvador, expresó que se están realizando los trabajos de coordinación respondiendo a los mandatos de los presidentes, así como las coordinaciones que hacen los jefes militares en la zona para pacificar y esta pueda ser una zona de desarrollo para todos los países.

Centroamérica continúa desarrollando esfuerzos por contener el narcotráfico

El General Avilés aseguró que se tienen grandes avances y esfuerzos para continuar frenando el narcotráfico y el crimen organizado en la franja centroamericana.

“Mirábamos que nosotros tenemos, en la parte Sur una amplia zona que produce enormes cantidad de droga, que tenemos al Norte al país que más la consume, que tenemos al Norte también los carteles que transitan la droga de Sur a Norte y nosotros aquí los centroamericanos batallando con una enorme cantidad de delitos que se cometen y que genera el trasiego de la droga de Sur a Norte”, dijo Avilés.

Detalló que durante el encuentro se han analizado los resultados y el aporte que hace cada una de las naciones para combatir este flagelo en el plano nacional y centroamericano y que es destacable el esfuerzo de las fuerzas armadas centroamericanas para librar al continente de las drogas.

Renuevan importantes convenios

El jefe de las fuerzas armadas nicaragüenses explicó que como parte de este encuentro, se aprovechó para renovar un convenio con la Corte Centroamericana de Justicia que permitirá un mayor nivel de intercambio de conocimientos entre ambas instituciones, en lo que respecta al funcionamiento de la organización regional de fuerzas armadas y el proceso de integración centroamericana, los aspectos jurisdiccionales en el marco de la legislación y de los acuerdos existentes a nivel de la región.

También se renovó un acuerdo de cooperación con el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), que tiene por objetivo la promoción e implementación del derecho internacional humanitario y que ha tenido muy buenos resultados entre ambas organizaciones.

“Este convenio tiene algunos elementos adicionales que reflejan este progreso, como los aspectos del uso de la fuerza, pero también por ejemplo vamos a tener un taller con la CFAC sobre el manejo de cadáveres en situaciones de desastres naturales”, manifestó Karl Mattli, representante de la CICR.

Mattli destacó que la región centroamericana, es una de las más avanzadas en materia de integración e implementación del derecho internacional humanitario, que sirve como modelo de referencia en otras regiones del mundo.