Residentes de la urbanizadora San Andrés y los desarrolladores del proyecto lograron acuerdos en relación a las afectaciones que sufrieron 22 viviendas con las lluvias del pasado 29 de mayo en el municipio de Ciudad Sandino.

El señor Ricardo Meléndez, directivo de la Urbanizadora San Andrés, Guillermo Incer y Josué Castillo, estos dos últimos representantes de las 22 familias afectadas, se presentaron ante los medios y confirmaron los acuerdos alcanzados.

Realizar obras de mitigación en el complejo habitacional, acompañar a los afectados ante las compañías aseguradoras para resarcir los daños a las viviendas y la entrega de una indemnización para aquellos que sufrieron daños en sus enseres domésticos, son parte de los acuerdos logrados por los antes mencionados.

Como se recordará el pasado 29 de mayo en el departamento de Managua y particularmente en el municipio de Ciudad Sandino, una lluvia de magnitudes considerables provocó el desborde de un cauce natural en la zona de San Andrés, lo que originó inundaciones y daños de consideración en 22 viviendas de este reparto habitacional.

Meléndez indicó que los montos a entregar a cada familia, varían en dependencia del daño que sufrieron sus enseres domésticos, como camas, televisores, muebles, abanicos, vehículos y otros.

En aquellos proyectos habitacionales donde se dieron situaciones parecidas a las del reparto San Andrés, serán las urbanizadoras propietarias las que tendrán que llegar acuerdos con las familias afectadas, dijo Meléndez que también preside la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (CADUR).

“Cada residencial, cada proyecto va a tratar de resolver sus problemas con sus clientes de manera individual. El gremio representa un grupo de proyectos y lo que trata de influir en políticas públicas para mantener un dinamismo en el tema de vivienda”, dijo Meléndez.

Guillermo Incer, en nombre de las familias afectadas, se declaró satisfecho con los acuerdos, aunque subrayó que no pudieron lograr todo lo que se habían propuesto como familias afectadas.

“Nos sentimos tranquilos por la responsabilidad que ha demostrado la empresa desarrolladora, sin embargo siempre queda un recelo de que vuelva ocurrir una situación similar. Reconocemos que tuvimos una negociación muy profesional, de mucha altura, pero no alcanzamos todas nuestras expectativas, estamos en un punto intermedio entre lo que esperamos y lo que finalmente acordamos”, dijo Incer.

Recomendaron a otros residentes de muchos otros complejos habitacionales, a que se organicen y que defiendan sus derechos ante las empresas urbanizadoras, que en algunos proyectos no toman las medidas de prevención ante los efectos de la lluvia.

Viviendas ubicadas en las urbanizaciones Bosques de Capristano, San Andrés, Santa Eduviges, Valle Santa Rosa, Planes de Veracruz y otras han resultado con algún nivel de afectaciones por las lluvias de la actual temporada de invierno.