Durante la ceremonia de despedida en el aeropuerto internacional José Martí, de esta capital, el mandatario consideró que el encuentro con los cubanos dio la posibilidad al Sumo Pontífice de conocer mejor y constatar la justeza de los propósitos del país.

Cuba ha tenido como objetivo la dignidad plena del hombre y el ser humano, y somos conscientes de que no se construye solo sobre bases materiales, sino también sobre valores espirituales como la solidaridad, el respeto mutuo, la honestidad y el apego a la verdad, manifestó.

Resaltó que hacer el bien común fue un principio aprendido del sacerdote Félix Varela -a quien el Santo Padre recordó en su misa pública de esta mañana-, mientras que del Héroe Nacional cubano, José Martí, se heredó el deseo de conquistar la justicia.

Conferimos suprema importancia a la familia, privilegiamos el papel de los padres en la educación de los hijos, cuidamos la niñez y alentamos a la juventud sin ningún paternalismo, manifestó al referirse a los valores defendidos en la nación caribeña.

Reconocemos, agregó, la contribución patriótica de la emigración cubana, desde el aporte decisivo a nuestra independencia de los tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso hasta los que se oponen a quienes atacan a Cuba y manipulan el tema de la emigración con fines políticos.

El jefe de Estado destacó que se han realizado prolongados esfuerzos para la normalización plena de las relaciones con los cubanos que viven en el exterior y sienten amor por la patria y la familia.

Bajo una pertinaz llovizna, Raúl Castro acompañó al Papa hasta la escalerilla del avión Alitalia fletado para el periplo apostólico.

Minutos antes, Benedicto XVI agradeció la posibilidad de visitar "esta hermosa isla".

En alusión al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, criticó las "medidas económicas restrictivas impuestas desde fuera del país", que "pesan negativamente sobre la población".

También aseguró que continuará rezando fervientemente para que la nación siga adelante y "sea la casa de todos y para todos los cubanos".

La aeronave que conduce al Sumo Pontífice de regreso a Roma despegó de la terminal aérea alrededor de las 17:40 hora local (22:40 GMT).