INTERVENCIÓN DE APERTURA
GRUPO ALBA EN CAMBIO CLIMÁTICO EN LAS NEGOCIACIONES DE CAMBIO CLIMÁTICO


Señores Presidentes de la COP-25, y la entrante COP-26;

Señores Presidentes de los Órganos Subsidiarios;

Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las NN.UU sobre Cambio Climático


En primer lugar, agradecer en nombre del Grupo ALBA y de nuestros colegas de Nicaragua, todas las expresiones de condolencias y reconocimiento que han sido manifestadas hacia el Dr. Paul Oquist, quien tuvo una trayectoria de más de una década en las negociaciones y en la defensa de la justicia climática.

Queremos compartir los resultados de la exitosa celebración de la Cumbre del “Reencuentro con la Madre Tierra”, celebrada en La Paz, Bolivia, el pasado 22 y 23 de abril de 2021, en la cual Bolivia como país anfitrión anunció su retorno a todas las negociaciones multilaterales en defensa de la Madre Tierra, y al Cambio Climático con su reingreso al Grupo ALBA. Jallalla Presidente Luis Arce, Jallalla Vicepresidente David Choquehuanca!

En Bolivia se reunió el Sur Global, los pueblos del sur y los líderes que han abogado históricamente por la defensa del Planeta, el liderazgo de los movimientos sociales y de los pueblos hechos gobiernos, quienes abogaron por una causa que cada vez resuena con más fuerza: ¡cambiemos el sistema, no el clima! El sistema capitalista llegó a un punto de agotamiento, es inconsistente y no sustentable para el futuro de la vida en este Planeta, por ello es necesario emprender otro camino donde las relaciones humanas, las relaciones de producción y las relaciones con la Madre Tierra sean diferente a lo actual y alcancen un balance necesario en el cual ninguno se superponga al otro.

De cara a las reuniones agendadas para los siguientes días, el ALBA quiere resaltar lo siguiente:

Para el ALBA es fundamental un multilateralismo inclusivo, participativo que convoque a todos a debatir el futuro común, y para ello la Convención es la plataforma idónea, en el marco de los objetivos, principios y provisiones de la Convención, y por supuesto de las responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Debemos seguir haciendo los esfuerzos para incluir a todas y todos los que en las actuales circunstancias se han visto limitados de participar por el esquema virtual de las reuniones.

Debemos avanzar con el firme compromiso de mantener el balance en el tratamiento de los temas de la agenda del Acuerdo de París y al interior de estos temas.

Abogamos por sostener encuentros en los espacios formales del multilateralismo inclusivo, y debemos promover los espacios para la convergencia de todos; la diplomacia selectiva no nos va a conducir a los resultados multilaterales globales que la lucha contra el Cambio Climático demanda.

El ALBA quiere destacar las siguientes prioridades de cara a la COP-26:

1) necesitamos completar los trabajos pendientes para cerrar el ciclo de negociación de las normas de implementación del Acuerdo de París;

2) para la implementación del Acuerdo de París requerimos coherencia en los alcances del financiamiento climático y los medios de implementación;

3) las realidades que prevalecen en nuestra región nos hacen priorizar el tema de la adaptación, así como el asignar una prioridad política a Pérdidas y Daños y a la adaptación en la gestión de la acción climática nacional;
4) Abogamos por la implementación de enfoques no basados en mercado para la implementación del Acuerdo de París tomando en cuenta que el espíritu de la Convención siempre se ha basado en estos enfoques;

5) Aprovechar la revisión del Fondo de Adaptación y sus atribuciones de sus funciones como apoyo para la implementación del Acuerdo de París;

6) Apoyamos la apertura de una ventana específica para el financiamiento de Pérdidas y Daños.

Entre los esfuerzos que se adelantan para la participación de diferentes actores, el ALBA considera crucial la necesidad de redoblar los esfuerzos para la incorporación y la efectiva participación de grupos humanos vulnerables al Cambio Climático, como las comunidades indígenas y locales, afro descendientes, migrantes y las mujeres.

Alcanzados los arreglos para la implementación del Acuerdo de París, queremos proponer avanzar en los aspectos de divergencia que puedan surgir de la implementación y el cumplimiento, para dotar al régimen de un sistema de resolución de diferencias.

Las afectaciones de las medidas unilaterales en la acción climática tienen que comenzar a ser abordadas por la Convención.

Gracias Señor Presidente