La disminución de la mortalidad materna a un 42% en los últimos 7 años ha sido uno de los logros más importantes durante el Gobierno del Presidente Daniel Ortega, y es una cifra positiva que las autoridades del Ministerio del Poder Ciudadano para la Salud (Minsa), atribuyen a la creación y fortalecimiento de las Casas Maternas en las zonas rurales del país.

La doctora Wendy Idiáquez, Directora de Extensión y Calidad de la Atención del Minsa, indicó que estas casas maternas son una estrategia de desarrollo para el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, cuyo objetivo busca acercar a las mujeres rurales a las Unidades de Salud para que tengan un parto asistido.

“Es un parto asistido por personal de salud, un parto asistido por parteras, un parto asistido en donde se da el acompañamiento por el esposo, por la mamá, por la familia; El Ministerio de Salud tiene la política del Parto Humanizado, un parto que es con adecuación cultural”, señaló.

Una estrategia desarrollada en Responsabilidad Compartida

Idiáquez detalló que la estrategia de las Casas Maternas data de los años ochenta con la Revolución Popular Sandinista; Ahora el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo le han dado un énfasis especial, logrando disminuir considerablemente la mortalidad materna general y las hemorragias post-parto.

“Las Casas Maternas son una estrategia comunitaria, de Responsabilidad Social Compartida de los Gabinetes de la Familia, la Comunidad y la Vida, y en las diferentes localidades en donde el Ministerio de Salud garantiza la revisión diaria de las mujeres, acompañados por enfermeras y médicos, quienes identifican problemas de parto”, refirió.

La doctora destacó que en 2011 el Gobierno Sandinista fue reconocido a nivel mundial con el Premio Cifal Atlanta (Centro Internacional de Formación de Autoridades y Líderes), precisamente por el impacto que demostró al reducir la mortalidad materna con la estrategia de las Casas Maternas.

“A estas Casa Maternas, también las llamados Albergues Maternos, que son lugares donde además de brindar el cuidado y atención de las mujeres en su periodo, que están en promedio de diez a quince días del parto, también les brindamos información sobre charlas educativas sobre hábitos saludables, sobre nutrición y diferentes manualidades y costuras”, explicó.

La especialista expuso que hasta diciembre de 2012, el Gobierno Sandinista ha construido 100 casas maternas; sin embargo para este año el reto es fortalecer más esta estrategia con la construcción de otras 47 casas maternas en los territorios rurales de Nicaragua, además de la ampliación de otras que ya están establecidas.

Minsa con un Plan de Parto integral en cada comunidad

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), reportó que la tasa de mortalidad materna en 2005 era de 86,47 por cada 100 mil nacidos vivos; en 2011 bajó a 63,2 y en 2012 se redujo hasta un 50,6.

La doctora Idiáquez indicó que en las comunidades rurales del país existe un Plan de Parto, el cual es una estrategia que el Minsa emprende en coordinación de los Gabinetes de la Familia, la Comunidad y la Vida, y por medio del cual se atiende a cada mujer embarazada.

Puntualizó que este plan incluye desde cómo se cuida a la mujer embarazada, quién cuida a sus niños durante su parto asistido, quién cuida de la casa, quién la transporta de la comunidad hacia la carretera de mayor acceso, y cuántos días va a estar esta mujer en la casa materna y cómo regresará; además del cuidado, el abrigo y la solidaridad que debe tener la población con ella después de dar a luz.