La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua agradeció este 25 de mayo a todas las familias que se han expresado en un estudio “que se presentó esta mañana, con buenos resultados, para precisamente promover cultura de paz, de trabajo, de desarrollo justo, de prosperidad. Trabajar, avanzar, caminar, prosperar, con la paz como camino”.

Agradeció también a todos y todas, las y los nicaragüenses que se han expresado diciendo: Nicaragua quiere vivir con respeto, Nicaragua quiere vivir en paz, Nicaragua quiere ser ejemplo de paz y bien, Nicaragua exige el respeto a nuestros derechos soberanos, a nuestros procesos soberanos, el respeto a los que somos”.

¡Cuánto nos sentimos de privilegiados de ser familias nicaragüenses! Pueblo nicaragüense con una historia de valentía, una historia de honor, de luchas brillantes para salir de la pobreza y para enfrentar a quienes no tienen nada que hacer en Nicaragua, porque somos los nicaragüenses y las nicaragüenses los que vivimos aquí, los que nacimos, vivimos, estudiamos y trabajamos aquí para prosperar, somos los nicaragüenses los que tenemos derecho a nuestro suelo patrio y a caminar en nuestros procesos de acuerdo a nuestra carta magna, a nuestra Constitución, nuestra legislación, nuestras instituciones”.

En este sentido destacó que por eso decimos, en esta Nicaragua de familia, de comunidad, “nos sentimos privilegiados, agradecidos a Dios, porque podemos todos juntos, como en ese estudio que se presentó hoy, afirmar que queremos ser respetados, que queremos vivir en paz, en tranquilidad, con seguridad, con estabilidad y que queremos futuro desde este presente que ya está representando cambio en la vida de las personas”.

Hizo la salvedad de que estos cambios “no (son) como quisiéramos porque veníamos en caminos excelentes, excelentes caminos económicos, sociales, y de repente por arte de otras magias, y cuando hablo de magias hablo de quienes han querido alterar históricamente el rumbo de nuestra Nicaragua, esos agentes foráneos, extranjeros que han querido obligarnos, someternos, subordinarnos, pero ni han podido ni podrán, a pesar de los lacayos, los serviles que a lo largo de la historia también se han manifestado con sus voracidades, egoísmo y sobre todo su afán servil de imponer una cultura ajena a un pueblo bueno como el nuestro, una cultura ajena que nos ha hecho sufrir muchísimo”.

Tenemos una cultura vibrante, vigorosa, magnífica, tenemos una cultura potente, y esa cultura y esa manera de vivir es la nuestra y es la que queremos, la que queremos acrecentar todos los días, a la vez y a la par que mejoramos nuestras vidas materiales”.

Recordó la Compañera Rosario Murillo que este es un año de muchos proyectos, “hemos retomado los rumbos buenos que traíamos a pesar de los pesares, a pesar de la maldad, de la prevención, de la maledicencia, de las mentiras, de las calumnias, de los atracos, quienes han robado antes, roban siempre, es como el que traiciona una vez, traiciona siempre y así lo vemos, vemos pasar frente a nosotros la película repetitiva, reiterativa de los mañosos de siempre, así habla nuestros pueblo, los mañosos, ese raterismo que no es tan raterismo que es gangsterismo, a costillas del pueblo bueno de Nicaragua”.

Pero bueno, somos pueblo de Dios, hemos aprendido a transcender y a fortalecer nuestros valores, nuestros ideales y nuestro sentido de familia, nuestra fe, nuestro espíritu de comunidad desde esos valores, prácticas, enseñanzas prácticas de nuestra formación de cristianismo, de gran fraternidad y de solidaridad”.

Así vamos y vamos bien, gracias a Dios y gracias a nuestro pueblo heroico, valiente, noble, glorioso, finalizó.