La Contraloría General de la República (CGR) dio a conocer a los gobiernos municipales de todo el país la normativa Política Administrativa para el Uso y Aprovechamiento de los Recursos Naturales y Manejo Forestal, la cual exige a las alcaldías coordinarse con el Instituto Nacional Forestal y el Marena para todo lo que tenga que ver con la extracción de la madera y la protección del medioambiente.

Durante el Encuentro Nacional de Gobiernos Locales, realizado este lunes en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), el contralor Luis Ángel Montenegro explicó a los alcaldes que lo que dispone la nueva normativa no es nada nuevo, ya que esto está contemplado en la Ley 40, Ley de Municipios.

“La Presidencia de la República ha estado profundamente preocupada por este tema porque nunca falta un pelo en la sopa y hay alguno que otro funcionario que de manera impropia da autorizaciones violentando la ley del manejo forestal beneficiando a personas particulares en detrimento del medioambiente. Entonces esta normativa lo que establece es claramente el nivel de responsabilidad que ya tiene (la Alcaldía)”, indicó.

Montenegro dijo que la normativa ordena Inafor que todos los permisos de extracción de madera que se den en el país tienen que ser notificados a la Contraloría General de la República para ver si se ha cumplido con todos los pasos que establece la ley.

“Nosotros por nuestra ley y nuestra Constitución Política estamos obligados a ordenar auditoria gubernamental para determinar si hubo daño al patrimonio del Estado”, indicó.

De acuerdo a la alcaldesa de San Juan del Sur, Rosa Elena Bello, esa municipalidad cuenta con una unidad medioambiental compuesta por tres técnicos, la cual estará trabajando en función de cumplir con las exigencias de la Contraloría.

Bello aseguró que lo que se busca es “un control racional del bosque y del medioambiente que permite ser armoniosos y estar trabajando en función de preservar la vida”.

El alcalde del municipio de Bonanza, Alexander Alvarado, manifestó que para esa municipalidad la normativa es de gran apoyo sobre todo porque ese municipio forma parte de la Reserva Bosawás.

“Nosotros más que nadie estamos claro de del peso que tiene la resolución. Para nosotros más que (causarnos) afectaciones lo que hacemos es aplaudir porque es un beneficio que se nos trae a nosotros”, afirmó Alvarado, quien señaló que en el municipio existe el problema de la pequeña minería, lo cual también obliga a sumar esfuerzos con las demás instituciones para buscar una respuesta a los problemas que esta platea.

Según el alcalde de Cárdenas, Rodolfo Pérez, en su municipio el recurso forestal es muy grande a pesar de la deforestación, la cual ha venido siendo frenada gracias una resolución firmada en el 2003 que prohíbe sacar madera el rollo y el rastreo con bueyes y tractores.