La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff instó este lunes al Papa Francisco a unirse con su país para derrotar la desigualdad, flagelo que azota a varias naciones de la región y del mundo. Asimismo, la mandataria celebró la visita de su santidad al gigante latinoamericano para celebrar la Jornada Mundial de la Juventud.

Al encabezar la reunión, la presidenta brasileña saludó al Papa en nombre del Estado brasileño, que "ha hecho todos los esfuerzos para el gran evento". Rousseff afirmó que esta visita del Papa Francisco permite renovar el diálogo con la Santa Sede, "sabemos el compromiso de su Santidad con los valores que está defendiendo".

''Luchamos contra un enemigo común que sería la desigualdad'', expresó la jefa de Estado brasileña al darle la bienvenida al sumo pontífice.

Rousseff recordó al Papa que él ha manifestado ''su preocupación por la globalización de la indiferencia'' y en Brasil ''compartimos y apoyamos esta posición''.

La mandataria brasileña expresó su inquietud por las ''estrategias de superación de la crisis económica centradas en la austeridad'' las cuales generan ''xenofobia, violencia e irrespeto por el otro''.

Por otro lado, Rousseff hizo énfasis en la necesidad de luchar en pro de '' la reducción de la pobreza, pero ''sabemos que todavía tenemos mucho por hacer en este proceso'' para el que ''contamos con la ayuda de la iglesia'' y ''las pastorales católicas han sido muy importantes'' en este sentido.

Reiteró que este trabajo para ayudar a las clases pobres se verá fortalecida, pues el Papa Francisco "es un hombre que viene de América Latina" y que conoce los problemas de la región, "por eso tiene la capacidad de mejorar nuestras vidas".

La presidenta de Brasil resaltó como propicia la celebración de la jornada mundial de la juventud en esta nación, donde en este momento la juventud brasileña se encuentra exigiendo mayor compromiso por parte de las autoridades para mejoras en áreas como salud, educación, calidad urbana, entre otros.

“Exigen de nosotros una aceleración y mejoras de los cambios que iniciamos hace 10 años (... ) es el momento para esta jornada ya que potencializa lo que los jóvenes creen más importante y es la oportunidad para discutir e implementar nuevos valores”.