Un fuerte terremoto de 6,6 grados de magnitud en la escala de Richter dejó hoy al menos 75 muertos, 14 desaparecidos y más de 600 heridos en la provincia noroccidental china de Gansu, informaron las autoridades locales.

Según datos del Centro de Control Sismológico de China, el sismo se produjo a las 7.45 hora local de hoy (20.45 de anoche en la Argenitna) entre las zonas de Minxian y Zhangxian de la citada provincia, una zona afectada recientemente por fuertes lluvias torrenciales.

La mayoría de los municipios de la provincia se han visto afectados por el temblor y algunas de las localidades aun están parcialmente incomunicadas por los cortes de electricidad, precisaron las autoridades locales. Algunos de los servicios ferroviarios que comunican las provincias de Gansu y Shaanxi se han suspendido, mientras que algunas conexiones telefónicas no se pueden realizar debido a los cortes eléctricos que afectan a las comarcas cercanas al hipocentro.

El epicentro del sismo se localizó en la ciudad de Dingxi, con casi 2.7 millones de habitantes, a unos 170 kilómetros al este de la capital de la provincia, Lanzhou, y a 20 kilómetros de profundidad.

Sin embargo, la mayoría de las muertes habrían ocurrido en las comarcas rurales situadas al sur de la localidad, donde las construcciones son menos resistentes.

El temblor provocó el desplome de unas 1200 viviendas y daños a 21.000 más, y en algunos de los pueblos cercanos al epicentro, como Meichuan o Puma, hasta el 80 por ciento de las casas se habrían derrumbado, indicó un oficial del departamento sismológico provincial a los medios de comunicación locales.

RÉPLICAS Y AFECTADOS

El terremoto fue seguido por unas 410 réplicas, la más severa de 5,6 grados de magnitud, que se produjo una hora y media más tarde del primer temblor, a las 9.12 hora local.

Las autoridades chinas desplazaron al lugar más de 2000 soldados del Ejército de Liberación Popular (ELP), equipos médicos y unos 300 policías, además de enviar 500 tiendas de campaña y 2000 sábanas para atender a los miles de afectados, que se suman a las que ha puesto a disposición la Cruz Roja de China.

Según el Departamento de Asuntos Civiles de Gansu, los equipos tratan de reubicar a los residentes a lugares seguros. Por el momento hay unos 27.000 damnificados.

Citado por la televisión estatal CCTV, el presidente Chino, Xi Jinping, instó hoy a los equipos de socorro a rescatar supervivientes "a toda costa".

Las zonas afectadas se estaban recuperando de semanas de lluvias torrenciales e inundaciones que, según el observatorio local de meteorología, continuarán en los próximos días, lo que dificultará los trabajos de socorro.

El terremoto ocurrió en una zona que ya ha registrado 25 seísmos de magnitud superior a 5 grados en su historia, según datos del Centro de Control Sismológico de China.

El oeste de China es una zona con frecuente actividad sísmica. En abril de 2010, un terremoto de 6,9 grados en la provincia occidental de Qinghai (meseta tibetana) causó casi 2.700 muertos.

El peor sismo en China en los últimos años se produjo en la provincia suroccidental de Sichuan en 2008, cuando un temblor de 7,9 grados de magnitud provocó la muerte o desaparición de más de 90.000 personas.