Un restaurante que prepara todos sus platillos en cocinas solares y la reutilización de las cabezas de camarón para elaborar concentrado para animales y harina para el consumo humano, son dos de las muchas iniciativas que se presentaron en la Feria Ambiental y Comunitaria que desarrollaron el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), como parte del proyecto Pequeñas Donaciones.

“Esta es una feria comunitaria de las familias que han trabajado, promovidas por nuestro gobierno desde las áreas de protegidas a través del Programa de Naciones Unidas de Pequeñas Donaciones del Fondo Mundial del Medio ambiente, donde se busca como promover la ruta del bien común de la Madre Tierra creando alternativas de trabajo, alternativas de producción y es así que podemos apreciar a compañeras de las cooperativas de mujeres pescadoras de Puerto Morazán que además de la pesca hoy se dedican a la recolección de desechos orgánicos y hacen harina muy nutritiva que ya tiene los exámenes de calidad del Ministerio de Salud”, detalló la compañera Juanita Argeñal, titular del Marena.

La Ministra destacó que parte de este programa promoción de iniciativas de turismo social comunitario, la maduración de quesos de cabra, entre otros, contribuyendo de esta forma que desde el Gobierno se fortalezcan las capacidades para que se desarrollen, se multipliquen y lleguen a otras familias.

Glenda López, socia de la Asociación de Mujeres Solares de Totogalpa, afirmó que el proyecto que han presentado en la feria ha sido apoyado por el PNUD y el Marena para poder hacer realidad el sueño sus nueve socias, tener un restaurante que prepare todas sus comidas en cocinas solares, pero también elaborar reposterías, tostar y hacer el café mediante el mismo mecanismo.

Comentó que el establecimiento tiene mayor funcionalidad durante el periodo de verano por ser el sol la base de la preparación de alimentos, pero que también están empleando otros mecanismos como un pequeño biodigestor y cocinas mejoradas.

“Ha sido una experiencia muy buena porque nos ha ayudado como mujeres a organizarnos, a ver que hemos sido capaces de poder construir el diseño del restaurante a base de adobe, material que elaboramos con nuestras propias manos, cada mujer tuvo que hacer 450 bloques de adobe, entonces es algo que nos hemos propuesto y con la ayuda de Dios lo hemos logrado”, dijo López.

Estelvana Estrada, socia de la Cooperativa de Producción Mujeres en Desarrollo 13 de Junio, expresó que con su proyecto están reciclando y reutilizando las cabezas que camarones que antes eran desechadas al Estero Real, para convertirla en concentrado para especies menores y harina para hacer tortas de camarón de consumo humano.

“Ha sido muy buena la experiencia, porque nosotros no sabíamos procesar lo que era esto y aprendimos, hemos aprendido, ahora estamos aprendiendo a hacer lo que son las tortitas de cabeza de camarón”, dijo Estrada.

El Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en Nicaragua, Pablo Mandeville, explicó que Pequeñas Donaciones es un programa muy exitoso que empezó a nivel mundial hace más de 20 años y que llegó a Nicaragua en enero de 2004 y que a través del mismo se han promovido centenares de pequeñas iniciativas a nivel local de las comunidades que involucran a la gente de esas comunidades.

“Con el apoyo del Marena, de todas las instituciones del Estado se ha logrado desarrollar capacidades en la gente para llevar adelante iniciativas muy diversas, […] Decena de mujeres han logrado así una manera sustentable, porque no solo preservan el medio ambiente, sino también ahora son la fuente de ingreso y hacen que sus vidas sean sustentables”, indicó Mandeville.

El alto funcionario del PNUD añadió que la inversión de iniciativas como estas, donde también se involucre a los jóvenes y niños con escuelas y programas de educación ambiental como lo están haciendo actualmente el Marena y el Ministerio de Educación, se continuará fortaleciendo el desarrollo sostenible de este país.

Cabe destacar, que en el marco de este programa desde enero del 2007 hasta la fecha se han apoyado 160 proyectos comunitarios ambientales y con esta feria ha quedado abierta la convocatoria para nuevas iniciativas ambientalmente sostenibles que permitan continuar creando alternativas de trabajos dentro de las mismas comunidades.