El 19 de julio de 1979 en Nicaragua triunfó la Revolución Sandinista. Con motivo de su 34 aniversario en la embajada de Nicaragua tuvo lugar una celebración al aire libre a pesar de una liviana lluvia que acompañó el festejo.

El embajador nicaragüense en Rusia, Luis Alberto Molina Cuadra, agradeció a los huéspedes asistentes al acto y les dirigió las siguientes palabras:

—La nueva historia de mi amada, libre y bendita Nicaragua llega hoy a la edad de treinta y cuatro años, treinta y cuatro años que nos han mostrado los diversos métodos de lucha para avanzar hacia un futuro limpio y luminoso.

No ha sido fácil, pero estos treinta y cuatro años nos han dado la oportunidad de demostrarnos a nosotros mismos y de demostrarle al resto del mundo que cuando un pueblo se decide a ser soberano, independiente y libre, no hay técnica ni capacidad humana que lo pueda detener. A pesar de todas las adversidades que hemos enfrentado y que actualmente enfrentamos, Nicaragua hoy canta, sonríe, sueña, trabaja y avanza en paz.

Este proceso político, social y económico que inició hace treinta y cuatro años en mi país ha sido el indiscutible camino hacia nueva Nicaragua, que hoy orgullosamente tenemos y que estamos dispuestos a seguir mejorando bajo la sólida e indiscutible conducción política del comandante Daniel Ortega Saavedra.

Queridos amigos y amigas, ustedes no se imaginan lo orgulloso que nos sentimos los nicaragüenses de haber nacido en esa bendita tierra. Ustedes no se imaginan cuánto valoramos y amamos la paz después de haber visto pasar la muerte y la destrucción de nuestros campos y ciudades en los tiempos de guerra que nos ha tocado vivir. Ustedes no se imaginan todo lo bien que nos sentimos cuando somos solidarios ante los casos de injusticia en este mundo. Y hemos aprendido ser orgullosamente solidarios con quien demanda nuestra solidaridad porque en su momento la hemos recibido de pueblos y gobiernos hermanos.

Estas notables enseñanzas han sido solamente posibles en el marco de un gobierno sandinista en nuestra patria.

Hoy es 19 de julio, hoy también recordamos a todos aquellos hombres y mujeres que no están entre nosotros porque no vacilaron un solo momento para entregar en favor de la causa sandinista lo más preciado de un ser humano –la vida. Nuestro más profundo respeto y admiración por nuestros héroes y mártires.

Para los nicaragüenses la fecha que hoy celebramos tiene una gama inmensa y preciosa de significados: es como un abanico que se abre al sol para mostrar sus mejores brillos. 19 de julio es victoria sobre la ignominia de una sangrienta dictadura. Es el inicio de un proceso humano repleto de amor por aquellos que nunca tuvieron nada o casi nada en nuestro país.

En la recuperación de dignidad y orgullo nacional frente a los infames poderosos del mundo, 19 de julio es solidaridad, es amistad, es paz, es música, es poesía, es pintura, es canto, es una mano extendida, es un abrazo de hermanos, es el pan compartido en una hermosa comunión de hermanos.

19 de julio es progreso, es desarrollo, 19 de julio es Nicaragua.

Sin pretender ofrecer una serie de estadísticas sobre nuestros avances en el campo social y económico, pero muy especialmente en el campo social, me llena el orgullo de compartir con ustedes un hecho relevante: el pasado 16 de junio, en Roma, nuestra Nicaragua fue galardonada por la Organización de la ONU para la Alimentación y Agricultura, la FAO, por haber cumplido antes del tiempo con el principal objetivo del milenio –la reducción considerable del hambre.

¡Qué más explicación puede mandar un hecho como este! El comentario ya es sencillo: el gobierno del Frente Sandinista está cumpliendo verdaderamente con su pueblo.

Cuando éramos guerrilleros soñábamos en medio de las adversidades y del rigor de la campaña militar. Nuestros sueños se convirtieron en la realidad gracias a la terquedad de un pueblo cuando quiere ser libre. Aprendimos a soñar y hacer realidad nuestros sueños y lo seguimos haciendo, soñando en grande.

Por eso, con la fe en Dios que caracteriza a nuestro pueblo y nuestro gobierno, y ahora con la terquedad de querer desarrollarnos, hemos dado los primeros pasos hacia la construcción de un canal interoceánico en nuestro país. En este trascendental proyecto de desarrollo nuestro gobierno ha sido claro en invitar a todos aquellos inversionistas que deseen participar sin distingo de nacionalidades. Y, desde luego, nos complace elevadamente el interés que puedan tener inversionistas de Rusia en este megaproyecto.

El embajador Molina Cuadra también expuso en su discurso un análisis de la actual situación internacional, se pronunció a favor de una mayor solidaridad en Latinoamérica, apreció altamente las buenas relaciones que unen su país con Rusia y finalizó su intervención con una especie de brindis:

—¡Viva el 34 aniversario de la Revolución Popular Sandinista! ¡Viva la amistad entre Nicaragua y Rusia! ¡Viva la unidad de nuestra América Latina! ¡Viva la solidaridad y la amistad entre todos los pueblos del mundo!

Luego, el grupo Cubamanía cerró con el broche de oro el festejo en el patio de la embajada de Nicaragua en Moscú con un vibrante concierto.

Y con eso damos por terminado nuestro reportaje sobre la celebración en la capital rusa del Día de la Independencia de Colombia y del 34 aniversario de la Revolución Sandinista en Nicaragua.