"Es un balance altamente positivo, es una investigación ejecutada en coordinación con la Policía de Panamá y Nicaragua. Es un éxito rotundo de la lucha contra el crimen organizado", declaró el viceministro de Seguridad de Costa Rica, Celso Gamboa.

La operación, que dejó además el decomiso de un millón de dólares, 1.700 dosis de crack y 20 vehículos, terminó este miércoles con la captura, en las provincias costarricenses de Limón, Heredia y Puntarenas, de los últimos cinco miembros importantes de la red, agregó.

"Uno de los principales cerebros de la organización -de nacionalidad colombiano, según la investigación- fue detenido en Costa Rica y es uno de logros principales de la desarticulación de esta red", señaló Gamboa a la radio local ADN.

El ministro señaló que la droga fue decomisada en varios golpes dados por las policías en los tres países, durante más de un año.

"Por la forma en que operaban, estamos hablando de una red de crimen organizado que traspasa fronteras, evidentemente están vinculados con carteles", manifestó el ministro, sin precisar cuáles.

Por México y Centroamérica, donde se disparó la violencia por la acción del narcotráfico y las pandillas aliadas a los traficantes, pasa el 90% de la cocaína consumida en Estados Unidos, según datos oficiales.

Los gobiernos centroamericanos buscan medidas conjuntas para enfrentar el narcotráfico y alternativas a la guerra frontal que impulsa Estados Unidos, debido a que consideran que la lucha no da suficientes resultados.