El embajador de Cuba en Nicaragua compañero Eduardo Martínez, aseguró que la Revolución Sandinista es un gran ejemplo de heroísmo y la luz que iluminó todo un continente en la lucha en América Latina.

“Es un extraordinario ejemplo de heroísmo, una luz que iluminó al continente en un momento muy importante en la lucha de América Latina, hacia 20 años que había triunfado la Revolución Cubana, estábamos solo en ese momento y ese triunfo de la Revolución Popular Sandinista fue tremendo para todos los pueblos, incluyendo para el pueblo cubano que se sintió apoyado”, dijo Martínez.

Agregó que la Revolución Cubana y la Sandinista demostraron a los pueblos que en esa época estaban siendo oprimidos por dictaduras, era posible hacer los cambios que permitiesen la libertad y el desarrollo.

“Se demostró que las revoluciones eran posibles, no eran utopías, no eran experimentos aislados que se dio en Cuba por una casualidad, sino que era parte del proceso que llevaba tantos años de lucha en América Latina y por eso a 34 años sigue teniendo ese significado la Revolución Sandinista”, Eduardo Martínez.

Dijo que si bien la Revolución Sandinista tuvo sus momentos de retroceso (derrota electoral), nunca claudicó y se mantuvo victoriosa gracias al empuje y liderazgo del comandante Daniel, de la compañera Rosario Murillo, que juega un papel importante en el liderazgo revolucionario.

“Por eso tiene un significado tan grande la Revolución Sandinista para los pueblos latinoamericanos y por esto todos estamos celebrando y estamos muy felices todos los latinoamericanos celebrando esta fiesta sandinista y latinoamericana”, agregó el diplomático.