Un grupo de arquéologos en Utah (EE.UU.) descubren una nueva especie de dinosaurio provisto de enorme nariz y espectacular cornamenta. El nuevo especimen hallado pertenece a la familia de los Triceratops.

Los dinosaurios con cuernos o ceratópsidos eran un grupo de grandes herbívoros de cuatro patas que vivieron durante el Período Cretácico Tardío. La mayoría de los miembros de la familia de los «Triceratops» tiene un enorme cráneo que lleva un sólo cuerno sobre la nariz, un cuerno sobre cada ojo, y un alargado volante óseo en la parte trasera.

La especie recién descubierta, «Nasutoceratops titusi», posee varias características únicas, como una nariz de gran tamaño en relación con otros miembros de la familia, y excepcionalmente larga y curvada y cuernos orientados hacia adelante sobre los ojos. El volante huesudo, en lugar de poseer ornamentaciones elaboradas como ganchos o púas, está relativamente sin adornos, con un margen sencillo, festoneado.

"Este dinosaurio nos impresionó completamente […] Hemos encontrado un animal con unas características insólitas para este grupo de dinosaurios", dijo el coautor del estudio, doctor Mark Loewen, que explicó que los "increíbles cuernos" del dinosaurio "fueron probablemente utilizados como señales visuales de dominio" y que, cuando eso no bastaba, "como armas de lucha contra los rivales".

Según cuentan los científicos en la revista británica ‘Proceedings of the Royal Society B’, estos dinosaurios eran grandes hervíboros que se desplazaban a cuatro patas y que vivieron durante el período Cretácico Tardío, hace unos 76 millones de años aproximadamente. Medían cinco metros de largo y pesaban alrededor de 2,5 toneladas.

El fósil fue descubierto en 2006, pero los expertos tardaron años en estudiar los restos detalladamente para poder confirmar que se trataba definitivamente de una nueva especie.