Agitando banderas rojinegras y con la alegría en sus rostros, miles de capitalinos se dieron cita en distintos lugares de la capital para celebrar un aniversario más de liberación de nuestro país, ya que un 17 de Julio de 1979, se produjo la huída del dictador Anastasio Somoza Debayle, quien fue expulsado de tierras pinoleras por un pueblo enardecido que con ansias deseaba su libertad y el fin de una de las dictaduras más inhumanas de América Latina.

A 34 años de ese memorable acontecimiento, los hombres, mujeres y jóvenes celebran la ruptura de las cadenas de la opresión y el atropello de sus derechos, es por ello que hoy agradecen y recuerdan con mucho respeto y admiración a los héroes y mártires que cayeron en la defensa de su pueblo, con la firme esperanza de ver un país mejor, el que es posible gracias al gobierno dirigido por el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

Hoy todos los nicaragüenses manifiestan que existen muchas razones para celebrar los 34 años de revolución, lo cual se manifiesta en cada uno de los programas y proyectos de desarrollo que son ejecutados en los diferentes rubros y que benefician a todos los sectores económicos de nuestro país, sin exclusión alguna en los que la población es el principal protagonista y garante del progreso.

“Hoy a como ayer los nicaragüenses estamos sumados a la lucha contra el neoliberalismo, hace 34 años derrocamos 50 años de dictadura y seguimos de frente con nuestro gobierno, respaldando cada una de las líneas de trabajo y en la restitución de nuestros derechos, avanzando hacia el sol de la victoria y luchando en contra la erradicación de la pobreza” expresó Patricia Gutiérrez.

“El día de la alegría es motivo de celebración porque hace 34 años huyó el dictador Somoza y eso significó la derrota de un sistema económico de opresión, el fin de una historia nefasta que causó muchas muertes y dolor a miles de madres, hermanos e hijos, es por ello que celebramos con todo el corazón porque en esta fecha nació en nuestro corazón un cambio trascendental para nuestro país” afirmó Ernesto Arosteguí.

La juventud por su parte, señala que a 34 años de liberación, el compromiso revolucionario continúa latente en cada uno de sus corazones porque a pesar de no haber luchas armadas que librar, ellos tienen el compromiso de seguir con esos ideales revolucionarios y combatir la pobreza, avanzando de la mano con el comandante Daniel Ortega y triunfar en las rutas de restitución de derechos.

“La juventud sandinista y revolucionaria sigue al frente de este bello proceso revolucionario, siguiendo los pasos de nuestros héroes y mártires, con el firme compromiso de avanzar por el bienestar de nuestro pueblo, apoyando las políticas de nuestro gobierno y caminando con paso firme hacia el progreso y el desarrollo económico de nuestro país” afirmó Araceli Rodríguez.

“Los jóvenes, las mujeres y todos los nicaragüenses tenemos muchas razones para celebrar 34 años de triunfo, de victorias y revolución, porque la transformación social está latente en nuestro pueblo, gracias a todos aquellos que murieron con la esperanza de una Nicaragua mejor, la que es posible gracias a la conducción de nuestro comandante Daniel Ortega, al que le brindamos nuestro firme respaldo” finalizó Xiomara Castillo.