Aunque las investigaciones continúan desarrollándose, el Ejército de Nicaragua ha descartado un posible atentado como causante del accidente aéreo del pasado 20 de junio en la zona de El Papalonal, donde perecieron diez miembros de la institución.

El general de brigada Adolfo Zepeda Martínez, Inspector General del cuerpo castrense, brindó un informe de los avances en el proceso investigativo y aseguró que se han logrado localizar en aguas del Lago Xolotlán los restos del helicóptero MI-17 número 334 en el que se trasladaban los efectivos militares para supervisar la preparación de las tropas antiaéreas en el Polígono Nacional, y que se están desarrollando acciones para acondicionar la evacuación del medio aéreo e iniciar posteriormente el análisis de todos sus sistemas.

Zepeda explicó que hasta el momento, producto de la búsqueda emprendida por 234 efectivos, 9 vehículos terrestres, 9 medios navales y tres medios aéreos, han sido encontradas 139 piezas, las que ya han sido clasificadas y que las mismas corresponden al 3% de las partes del helicóptero.

Enfatizó que las indagaciones se están realizando conforme a protocolos de investigación de accidentes aéreos y que se están creando las condiciones para la evacuación de los restos del helicóptero de las aguas del lago y continuar con la etapa de precisar las circunstancias y posibles causas del accidente.

Tripulación estaba en cumplimiento de misión de supervisión de tropas

El general Zepeda detalló que la tripulación llegó hasta el Polígono para cumplir la misión realizar control del nivel de preparación y cohesión alcanzada por la tropa de Artillería Antiaérea de la Fuerza Aérea, al igual que controlar la metodología ampliada en la preparación del personal de la para la ejecución del tiro combativo y que para cumplir con la misma, se elaboró un plan de Estado Mayor de la Fuerza Aérea aprobado por los altos mandos, en el cual se establecía quienes integrarían la misión, el medio aéreo que se empelaría para su traslado hasta el Polígono, el plan de vuelo y que previo al viaje se realizaron chequeos de prevuelo a la nave y revisión médica a la tripulación para determinar que estaban aptos para el vuelo, por lo cual se de momento se descartan desperfectos mecánicos.

“Todos estos pasos fueron cumplidos y todos estos pasos permitieron establecer que tanto la tripulación como el medio a utilizarse se encontraban en buenas condiciones para el vuelo previsto”, dijo Zepeda.

Reiteró que en su trayectoria de vuelo la tripulación estableció distintos reportes vía radio, desde su salida de la Fuerza Aérea hasta llegar al Papalonal, tanto con el puesto de mando como con la torre de control del Aeropuerto Internacional y que en su retorno a Managua, a las 10:19 minutos, nueve minutos luego de la hora de despegue, la nave hizo segundo reporte para declarar emergencia.

“La emergencia es declarada a las 10:19 horas del día 20, a una distancia de unos 14 kilómetros del punto de despegue y a 1,400 metros de la costa oeste del Lago de Managua, se declara la emergencia, tenemos establecido que el piloto de la nave, el Coronel Alfaro reportó de su propia voz declarándose en emergencia a la torre de control del Aeropuerto Internacional y esa es la última comunicación que tuvimos en grabación de la tripulación del medio”, añadió.

Apoyo de especialistas rusos

Para continuar con las investigaciones, Zepeda manifestó que la institución militar ha solicitado el apoyo del Ministerio de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, con el fin de recibir acompañamiento en las labores de determinación de las circunstancias y causas del trágico accidente con un sentido conclusivo.