La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, reflexionó que este Viernes Santo, cuando se conmemora la Pasión de Jesucristo, estamos llamados a vivir la verdad porque esa es nuestra misión y el camino que debemos recorrer como familia y comunidad humana.

"Hoy Viernes Santo precisamente pedimos a la Sangre preciosa de Cristo que nos bañe, que nos lave, que nos redima, que nos transforme para bien”, dijo.

Pedimos a la Sangre preciosa de Cristo, ese Cristo Jesús que con tanta serenidad enfrentó el sacrificio máximo por amor a la humanidad, con tanta serenidad, con tanta mansedumbre. Así lo vimos y lo vemos, el rostro sereno, proclamando que se haga la voluntad del Padre y mandatando vivir como hermanos, vivir con amor, vivir serenos. Ahí está la sabiduría, la serenidad en todo lo que hagamos y la serenidad del amor en grande que deben reflejar nuestros mensajes, que deben reflejar nuestras prácticas de vida. La verdad ante todo. La verdad que nos hace libres, vida, salud y fuerza verdadera, como el buen pastor a partir y a través de su sacrificio y de su pasión, sin perder la fe en el Padre y la esperanza siempre nos llama a vivir la verdad con entereza, con serenidad, con sabiduría", expresó.

"Y hoy Viernes Santos nos recordamos que vivir la verdad es el llamado, que vivir la verdad es la misión, que vivir la verdad es el camino, la verdad y la vida ese es el camino. Y el amor, la misericordia, la verdad verdadera, el llamado siempre a unirnos como familia nicaragüense en este caso, como familia y comunidad humana, a unirnos alrededor de nuestros valores, nuestras culturas, nuestras tradiciones, nuestra fe y sobre todo a vivir en Cristo Jesús, príncipe de la paz y del amor y a vivir su mensaje, serenidad, ese mensaje cariño, ese mensaje reconciliación, encuentro y siempre decir la verdad porque nos hace libres", agregó.

Recordó que "la verdad nos hace libres y la verdad en esta Nicaragua es la vida buena, de familia, potenciando nuestros valores, defendiendo precisamente el derecho a la vida, el derecho a la vida de los no nacidos y el derecho a la vida con derechos entre las familias que queremos, que demandamos, que caminamos rumbos de justicia desde nuestras enseñanzas de cristianismo".

"Hoy Viernes Santo estamos rememorando el sumo sacrificio de nuestro príncipe de Nazareth, Jesús que hoy es crucificado. Como decía el Santo Padre uno de estos días: llegó y empezó a ver que todos los que lo habían vitoreado empezaban a exigir que le crucificaran. Esas enseñanzas no podemos olvidarlas, por eso hablamos de verdad, por eso decimos nunca hipocresía, por eso decimos 'amor, odio nunca más', y por eso hoy en este día del sumo sacrificio y de la esperanza en la resurrección nos comprometemos a vivir con verdad, en verdad una vida buena, una vida de valores, una vida que nos confirme como los seres humanos que podemos ser mejores aprendiendo cada día de las mejores experiencias de la humanidad y aprendiendo también a no repetir errores que podamos haber cometido y avanzar con la verdad, la verdad de Cristo Jesús que es amor, que es fraternidad, que es solidaridad, que es comunidad", expresó.

Mensaje a Taiwán

Comentó que desde anoche "estamos consternados viendo las imágenes del accidente de trenes que se dio en la provincia de Haulien de Taiwán".

Indicó que ese pueblo vive su consagración a rendir honores a sus seres queridos que se encuentran en otro plano de vida.

"Hoy fallecieron una cantidad de hermanos y hermanas, 50 y pico, muchos heridos. Hemos hecho llegar un mensaje de cariño, de solidaridad a la presidenta Tsai Ing-wen, a su gobierno, a su pueblo, a las familias con nuestras oraciones y nuestros corazones siempre solidarios, siempre agradecidos", expresó.

Vacunación

Informó que continúan las jornadas de vacunación contra la covid-19.

"Estamos en el Lenín Fonseca en Managua; en Sermesa en León; y en Salud Integral. Y mañana Sábado de Gloria en León, Estelí, Lenín Fonseca y Monte España en Managua. Y luego también el lunes, Hospital Bautista y Sermesa en León. Así estamos en misión de servicio, esa misión que es un privilegio, un honor poder cumplir con nuestro mandato de cristianismo, nuestro mandato de amar al prójimo como a nosotros mismos", precisó la Vicepresidenta.

Presencia de las instituciones en todo el país

Comentó que se están entregando títulos de propiedad, créditos "y están todas nuestras instituciones garantizando seguridad y paz".

"En todo el país se puede encontrar un hermano de nuestro Ejército, un hermano policía o hermana, un hermano de las distintas dependencias del Ministerio de Gobernación, trabajando para servir a nuestro pueblo. Y el Minsa con todas las jornadas especiales que se están desarrollando en todo el país en particular en los lugares donde las familias se reúnen para estar juntos, unidos, para disfrutar un rato, para trabajar también", indicó.

Además, aseguró que en todas partes "estamos para atender también las emergencias que se presentan".

"Hemos tenido hermanos ahogados. Hemos tenido también accidentes, incidentes dolorosos como ese en Bilwi ayer por la tarde, el hijo en estado de ebriedad que acabó con la vida de su madre, esas cosas terribles, son tragedias de verdad las vemos y las vivimos como tragedias que nos llaman a aprender y a la moderación en el consumo de todas esas sustancias embriagantes, los licores que nos hacen perder la razón y nos hacen cometer crímenes terribles. La persona después se quitó la vida", comentó.

No obstante, recordó que el gobierno ha estado "en elevada misión de servicio. Marena, el Ministerio de la Familia, las autoridades de Inafor, todos los movimientos de juventud, las alcaldías garantizando que los servicios se estén dando adecuadamente a las familias que están con sus familiares".

Asimismo, observó que se han desarrollado muchos cultos y procesiones "elevando el clamor al Señor, elevando nuestro espíritu al Señor en todo el país".

"Somos un pueblo de fe. El 99% de los nicaragüenses somos o cristianos evangélicos o católicos y estamos también viviendo la Semana Santa desde las prácticas, los ritos de nuestra fe. A nosotros nos alegra porque nos encontramos alrededor de la necesidad de vivir la fraternidad en alto, de vivir con fraternidad todos los días, de vivir con derechos desde la fraternidad, exigiéndonos unos a otros concordia, paz y bien, trabajo y paz", valoró.

"Nos alegra ser un pueblo agradecido a Dios que conserva sus mejores tradiciones, que las resguarda porque las queremos y porque nos hace sentirnos en el tiempo una sola gran familia nicaragüense de cristianismo y solidaridad, hermanos por gracia de Dios", indicó la Compañera Rosario Murillo.