La Compañera Rosario Murillo destacó este Lunes Santo, 29 de marzo que son tiempos hermosos los que vivimos en esta Nicaragua nuestra de tradición, de cultura, tiempos de pasión, tiempos de vida, tiempos para meditar, para reflexionar, para aprender y para vivir nuestras enseñanzas en el cristianismo que nos ha hecho fuerte a lo largo de nuestras vidas.

“Porque somos gente de pasión, vivimos las enseñanzas de Cristo Jesús y aprendemos y sabemos que somos de vida, que somos de esperanza, que somos de grandeza espiritual, pero somos humildes y sabemos qué significa el amor, el amor a Dios sobre todas las cosas y el amor entre nosotros, la fraternidad, el amor sencillo, humilde, por eso potente, por genuino, por real, por eso verdadero”.

Ese amor que emana de nuestro redentor, de nuestro Salvador, que nos manda precisamente a expresarnos cariño, a vivir el amor entre nosotros, queriéndonos unos a otros, a amar al prójimo como a nosotros mismos”, subrayó.

Tiempos para sentir que somos familia

Comentó la Compañera Vicepresidenta que en estos días nos corresponde reflexionar sobre ese amor potente ese gran amor que nos dejó como enseñanza, como legado, como compromiso y como responsabilidad, Cristo Jesús, Salvador, redentor del mundo, de la humanidad.

Tiempos para habitar la esperanza, la esperanza de la resurrección, del renacer, de la vida eterna”.

“Tiempos para sentir que somos familia, que somos unión, que somos comunión”.

“Tiempos para vivir la solidaridad”.

“Tiempos para reconfirmar nuestra valiosa y valerosa cultura tradicional entre colores y aromas de patios florecidos y esos sabores que no se pierden”.

“Tiempos para disfrutar agradecidos a Dios por tantos dones a las familias nuestras en esta Nicaragua bendita”.

“Tiempos para la gloria de Dios”.

Recalcó la Compañera Rosario que vivimos en nuestra Nicaragua de todos, construyendo, queriendo construir más y más cercanías desde el bien de todos. ¡Semana Santa de Fe, en hogares, entre familias, de trabajo y paz!

La confianza en Dios

Se refirió a cuántas actividades hermosas, cuántas actividades valiosas, cuántas actividades de unidad, desde la confianza en Dios vivimos en estos días, “en estas horas memorables de meditación, de oración, de reflexión de invocación, de amor, estos son días, que deben contribuir desde el pensamiento que es Cristo Jesús y en su inmensa infinita capacidad de amarnos y de entregarse por nosotros, estos son días en que lo celebramos con tantas expresiones de fe, y de esperanza en la resurrección”, enfatizó.

Destacó que son centenares de procesiones virtuales, presenciales algunas, otras alrededor de las iglesias, centenares y miles de cultos en casas, en barrios, en iglesias cristianas, vigilias, “todo eso cuan potente es nuestra fe, y cómo nos sentimos de orgullosos, de vivir esa fe, de promover la vida, defender la vida en todas sus formas desde el vientre materno, y defender la vida también en todas sus formas como don de Dios y evitar, defender la paz y evitar la violencia en cualquier modalidad. Con Odio Nunca Más”.

“Nos hemos reunido en distintos lugares de celebración familiar. Destinos turísticos, también presentaciones artísticas, las Judeas, las alfombras”, subrayó.

Informó que este 29 de marzo recorrió las calles de León el Cristo de la Reseña, una hermosísima imagen, antiquísima dicen, “que va señalando hacia el futuro marcando el rumbo, diciéndonos, marcándonos el paso y diciéndonos, es adelante que debemos ir siempre, aprendiendo todos los días de lo vivido, pero empeñados en crear futuro fraternal, futuro de cariño, futuro de concordia, paz y bien”.

“Y aquí estamos en León, el Cristo de la Reseña, sale de la Iglesia de San Felipe, y va a la Catedral donde se celebra misa y luego regresa a San Felipe, una hermosa tradición en León donde todos los santos llenan las calles en celebración de días especiales para la oración y la invocación”.

Y luego San Benito de Palermo que desde las 12 y media está recorriendo las calles de León, también una hermosa tradición, y regresa alrededor de las 8 o 9 de la noche después de bendecir, “porque nuestras creencias sagradas, nuestros ritos desde la tradición, la religión, la fe, son expresiones de bendición y son expresiones también, de esa voluntad extraordinaria del pueblo nicaragüense de construir cariño, entendimiento, paz y bien, cultura de paz, cultura de amor, cultura de tradición, buenas tradiciones, cultura de Nicaragua bendita, esta Nicaragua que nos invita a quererla y cuidarla, a disfrutarla, cuidándonos cada uno, con la responsabilidad que nos conocemos, aquí, nuestra Nicaragua es esperanza y fortaleza de todos”, acotó.

Aquí nacimos, aquí crecimos, aquí cultivamos nuestros corazones que queremos cada día mejores, en grandes y victoriosas esperanzas”.

Aquí creamos futuro común para trabajar bendiciendo al amor de los amores”

Gloria Cristo Jesús

Cielos y tierra

Bendecid al Señor

Honor y Gloria a Ti

Rey de la Gloria

Amor por siempre a ti

Dios del Amor

 “Así, así vivimos, así queremos vivir bendiciones, agradeciendo al amor de los amores por tanto milagro. Disfrutemos en familia, disfrutemos nuestra Nicaragua, cuidémonos, querámonos, entre estas bellezas y patrimonios que nos honran como pueblo de fe de cultura, de hermosísima y vivas tradiciones que defendemos con el mismo orgullo y el mismo sentido de dignidad con que defendemos nuestra identidad, con que defendemos nuestra condición, la Gracia que Dios nos ha dado de nacer en esta Nicaragua, condición de hijos de Nicaragua, de hijos de Dios, nicaragüense por Gracia del Padre Celestial”.

Disfrutamos, nos cuidamos y sabemos que Dios nos lleva con bien”.

Alegría de servir

Finalmente destacó que en Nicaragua vamos adelante trabajando con orgullo, “de verdad que nos da tanta alegría poder servir.  Estamos hechos para eso, para servir, para trabajar en la certeza de que ese trabajo es un granito de arena, que ponemos entre todos, por el bien de Nicaragua y por el bien de todos”.

Y ese trabajo que cada uno de nosotros, la persona que vende en la fritanga, la persona que prepara el vigorón, la persona que se prepara con su hielera para vender los refrescos, en las playas en los sitios de recreación. Los compañeros y compañeras en los mercados, los policías entre las personas que trabajan día y noche. Cómo no mencionar a la Policía Nacional, mencionar a nuestro Ejército, Ministerio de Gobernación, Minsa, todos los que somos, ahí estamos poniendo nuestro granito de arena con muchísima humildad, pero con gran alegría”.

“Nos vemos el rostro de nuestro Cristo redentor, y sabemos que ese amor, que nos ha dado, no solo nos llena de fortaleza, sino que nos llama, nos recuerda, todos los días, que siempre esperamos la luz, siempre tendremos la luz y la luz de la vida, y la resurrección, porque el cristianismo es precisamente eso vida, resurrección, pasión”.

Claro que sí, estamos listos como personas de fe a vivir con intensidad todas las circunstancias de nuestras vidas, los momentos duros, difíciles, poderlos trascender. No olvidar los aprendizajes, tomarlos en cuenta y siempre, siempre con el Cristo de la Reseña, señalar hacia adelante, ver hacia adelante y decir, ¿qué no podemos con Cristo que nos Fortalece?, ¿qué no podemos? Todo podemos con Cristo que nos fortalece Ese es Nicaragua, ese es el pueblo nicaragüense, esos somos todas las familias de esta Patria Bendita que fortalecemos. Paz y Unidad”.

El Comandante Daniel abraza, saluda a todos los hogares, a todas las queridas madres, abuelitas, tías, muchachos, muchachos, nos abrazamos todos juntos en la certeza de que Dios nos ama, de que somos Pueblo Bendito y que construimos amor, nunca odio, todos los días y tratamos de superar las deficiencias que como seres humanos tenemos. Superarlas y encontrarnos caminando siempre con la luz de Dios guiando nuestros pasos”, finalizó.