En el segundo día del encuentro de Líderes de los Movimientos Sociales de Latinoamérica, los más de 60 participantes, discutieron una serie de temáticas que abonan al fortalecimiento y la garantía de los ideales revolucionarios en cada uno de los países del la región. Dentro de los temas abordados durante esta reunión se destacaron las alianzas y hegemonía política, la lucha ideológica y el intercambio de experiencias en el trabajo realizado a favor de la clase obrera en cada uno de sus países de origen.

Durante la actividad, realizaron mesas de trabajo, con el fin de conocer y hacer propias algunas de las experiencias que eran compartidas por representantes de agrupaciones sociales y sindicales, los que a su vez destacaron el avance que han alcanzado los movimientos sociales en nuestro país y el apoyo que reciben por parte del Gobierno Sandinista en cuanto a la defensa de sus derechos.

“Hoy estamos compartiendo nuestras experiencias en temas de interés social y de cómo ha avanzado la lucha del pueblo en cada país, tomando en cuenta que no todos los países contamos con gobiernos progresistas que avanzan con perspectivas progresistas, como es el caso de Nicaragua. Este encuentro nos permite una mayor integridad de los Movimientos Sociales y trabajar en pro de esos cambios que tanto necesita nuestra América Latina”, señaló Erick Fernández, miembro de la Unión Campesina Panameña.

“Este encuentro es un espacio muy importante, en el que tenemos la posibilidad de combinar las experiencias sobre la situación de nuestros países y de cómo se comporta la participación de las mayorías en las transformaciones económicas y sociales que vamos desarrollando. Durante este encuentro nosotros estamos demostrando la capacidad que tenemos los Latinoamericanos para poder unirnos en los distintos momentos para lograr triunfos más duraderos”, expresó Ermela García, miembro de la Central de Trabajadores de Cuba.

Por su parte, el dirigente magisterial, compañero José Antonio Zepeda, destacó que la unidad de los movimientos sindicales a lo largo de la historia ha logrado vencer los obstáculos que una vez quiso imponer el neoliberalismo en Latinoamérica.

“Nuestro principal objetivo es darnos cuenta cómo vamos construyendo la Revolución Latinoamericana a partir de cada una de nuestras experiencias, las que varían según el contexto y las realidades pero que abonan a seguir construyendo una alternativa para nuestros pueblos, alcanzando el poder político a través de la conformación de nuestras agrupaciones gremiales, abatiendo de esta manera los ejes creados por el neoliberalismo, los que por muchos años quisieron mantener ocultos a nuestros grandes movimientos sindicales” enfatizó Zepeda.

El encuentro finalizará este 17 de julio, fecha en que los nicaragüenses conmemoran el Día de la Alegría, esto debido a la huída de Anastasio Somoza Debayle del país, poniendo así fin a todos los atropellos sufridos por el pueblo nicaragüense.