Cientos de fieles católicos se congregaron este martes para celebrar una solemne misa en honor a la Virgen del Carmen, cuyo día se festeja el 16 de julio.

La misa fue oficiada por el padre Antonio Ribas, párroco de la Iglesia El Carmen, quien explicó que la Virgen del Carmen es una advocación de la Virgen María.

El sacerdote manifestó que Jesús dejó a la Virgen para que esté junto a nosotros y nos proteja.

Indicó que en esta época lo más representativo es el santo escapulario como signo del amor maternal de la Virgen.

“Ella nos ha dejado este signo maternal que es el santo escapulario como un vestido que nos deja la madre para que nos proteja de las inclemencias del tiempo, de las tentaciones, de los problemas”, sostuvo.

Según los fieles marianos, la devoción a la Virgen del Carmen es algo que lo tienen bien arraigado desde que eran muy pequeños.

“Es una gran cosa para mí (celebrarla) porque cuando mi mamá estaba viva, ella nos ponía este escapulario para que tuviéramos la fe con ella”, explicó la señora Teresa Martínez.

María Gutiérrez, fue otra de las fieles devotas de la Virgen quien asistió a la misa para reiterar su fe.

“La celebramos porque es nuestra madre y la madre de todos. Es la madre de Dios”, aseguró.

La Virgen del Carmen debe su nombre al Monte Carmelo, Israel, donde María se le apareció a un grupo de fieles cristianos.

Cierran novenario a virgen del Carmen con procesión

En medio del estallido de morteros, cohetes y música religiosa, cerca de un centenar de católicos acompañaron este martes por espacio de unas quince cuadras y aproximadamente durante una hora, a la imagen de la virgen del Carmen que salió de la iglesia del mismo nombre, en el cierre de un novenario que la feligresía le dedica todos los años en julio.

La costumbre sobre las celebraciones católicas a la imagen la conmemoran en España y otros países europeos de tradición católica y la trajo al país la orden de sacerdotes Carmelitas Descalzos quienes tienen su sede en Nicaragua en las instalaciones de la iglesia de El Carmen, ubicada en el reparto El Carmen, destacó el padre Antonio Rivas Rivas.

La imagen era precedida en la procesión por un grupo de acólitos que sirven de apoyo en las actividades religiosas de la parroquia.

En la procesión iban católicos procedentes de distintos barrios de Managua, quienes a su vez expresaron que ellos son fieles devotos de la imagen en sus respectivas parroquias, pero se trasladan a El Carmen para el novenario y el cierre de todas las actividades religiosas.

Vilma Alemán, una feligrés, devota de la imagen de El Carmen, manifestó que sigue a la imagen desde hace muchos años, desde que ella era pequeña y agregó que la devoción se las inculcó su madre a la familia.