Centenares de jóvenes se convocaron en la casa del Comandante Julio Buitrago Urroz, Padre de la Resistencia Urbana, para conmemorar el 44 aniversario de su paso a la inmortalidad, y recordar el legado de lucha por la Paz que heredó a los jóvenes de la nueva Nicaragua.

Hasta las afueras de la casa, convertida en museo, donde el Comandante Julio Buitrago fue sitiado y luego asesinado por la guardia somocista, se convocaron los jóvenes para realizar un acto cultural y depositar ofrendas florales al joven que derramó su sangre para la liberación de Nicaragua.

José Santos Correa, de 93 años, padrastro del Comandante Julio Buitrago, dijo sentirse feliz y honrado por el homenaje que los jóvenes del hoy están haciendo a Julio. “El abonó con su sangre esta tierra para que todo floreciera como está ahora”, expresó.

“Muchos jóvenes le acompañan ahora, por ellos el entregó su sangre y su vida. Por Nicaragua libre. Todo está perfecto. Eso es todo lo que Julio quería”, explicó Santos al recordar que en nombre de los héroes y mártires como Buitrago el gobierno ejecuta amplios programas de restitución de derechos.

Don Santos recordó que en aquellos años Julio Buitrago “era un muchacho estudioso, que quería a sus padres y conocía mucho de historia. Era un ejemplo para la juventud”, afirmó.

Por su parte Pedro Orozco, miembro de la Juventud Sandinista, dijo que la muerte del Comandante Julio Buitrago, quien fue miembro de la Dirección Nacional del FSLN, marcó el inicio del resurgir del pueblo nicaragüense contra la dictadura.

“Fueron momentos difíciles de guerra, de represión, de una dictadura de las más crueles de Latinoamérica y del mundo. El significado más grande, para nosotros, es la lucha, seguir luchando y el compromiso de la juventud nicaragüense de seguir la senda de la paz, porque nuestros héroes no dijeron que morían por la patria, simplemente murieron”, afirmó Orozco.

“Murieron por la Paz, y murieron por el amor, y hoy en esta segunda etapa de la Revolución, gracias al Comandante Daniel, a la compañera Rosario y a todos nuestros héroes y mártires se está construyendo esa paz”, agregó.

Según Orozco, los jóvenes de hoy celebran la Paz. “Ese es el legado más grande que nos dejaron nuestros héroes, que nos dejó Julio, que nos dejó Carlos Fonseca, que nos dejó el General Sandino, que nos dejó Germán Pomares, Benito Escobar, Pedro Arauz, Iván Montenegro y ese es el legado que nos dejaron los 70 mil jóvenes que entregaron su vida porque hoy Nicaragua viva la alegría de estar en Paz”, expresó.

Sonia López, otra integrante de la Juventud Sandinista, valoró que los jóvenes tienen el compromiso de mantener vivo el legado del Comandante Julio Buitrago, y honrarlo todos los días con acciones que llenen de dignidad a las familias nicaragüenses.

“El lucho por nosotros y entregó su vida para que en este país floreciera la esperanza y la Paz y ahora a nosotros tenemos el compromiso de seguir luchando para mantener esa Paz entre nosotros”, aseguró.

Otros jóvenes también expresaron su admiración por la acción heroica del Comandante Julio Buitrago, quien es el ejemplo a seguir por las nuevas generaciones, de no rendirse nunca, de no retroceder nunca y de tener el coraje suficiente para enfrentar todos los desafíos.

“Así como el no retrocedió en su lucha, y se mantuvo firme a sus principios, de esa misma manera nosotros tenemos que corresponder, siendo firmes a nuestros valores, a nuestros principios y a defender las victorias y las conquistas de la revolución y de la juventud”, explicó el joven Javier González.